Autor: Primera Página Revista

Primera Página es una plataforma digital dedicada a la publicación de material literario creativo y crítica cultural en sus distintas manifestaciones. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad directa de los autores que las emiten, y no del sitio como tal.​
Leer Más

#CEREMONIA18

SICARIO, 8106 y OCESA

presentan

CEREMONIA 2018


El festival Ceremonia presentará su sexta edición el próximo 7 de abril en Foro Pegaso. Beck encabeza el cartel junto con la participación de St. Vincent, Rae Sremmurd, Soulwax, King Krule, Caribou, Bomba Estéreo, Mura Masa, Four Tet, Cashmere Cat, Arca, Kelela y una propuesta de talentos emergentes de habla hispana. Este año marca el inicio de un proyecto  de colaboración con proyectos creativos que representan una parte de la diversidad cultural de la CDMX.

Leer Más

Teoría de las catástrofes I: desarrollo de la catástrofe

Encontrar el tema de un texto suele ser muy complicado por la cantidad de narraciones subordinadas que se encuentran introducidas y que, la mayoría de las veces, fungen como una de las mayores riquezas que posee. En ocasiones los elementos con fines anecdóticos de la obra son los que gustan más y, cuando descubrimos que el tema central no es precisamente ese, nos desencantamos, quedándonos con el deseo de que aquello que se quedó tan fijo en nuestra memoria sea el centro y no la periferia de la narración: no sólo queremos que todos descubran aquel elemento que nos estremeció tanto, sino que también lo disfruten tanto como nosotros.

Leer Más

La voz de un Digimon

Texto de Martín García López y pintura de Mauricio García Vega

Todo inició con el memorable capítulo 21 de Digimon: “Koromon llega a Tokio”. Ese es un quiebre en la serie, no sólo porque Tai, el protagonista, regresa a su hogar, sino por la dirección. Mamoru Hosoda, quien años después haría películas tan emblemáticas como Summer Wars y The Wolf Children, se propuso en ese pequeño escenario, dentro de un hogar japonés, retratar a un niño de once años que volvía con su hermana seudo-autista. El capítulo concluye cuando el cielo absorbe a Agumon, y Tai, que está dispuesto a seguirlo, es detenido por su hermana. La elección: seguir a su monstruo digital o cuidar de su hermana. Ese también es el quiebre de mi niñez. Si bien siempre he presumido haber llorado más que ningún otro niño con la muerte de Mufasa, y que esa primera ida al cine me volvió un cinéfilo a los cuatro años, supe que tenía que crear historias en el momento en que concluyó Digimon y sonó I wish. La razón: quería contar grandes historias, tan mágicas y profundas como ese capítulo 21; es decir, quería tener mi propio cúmulo de capítulos 21.

Leer Más

Una danza de literatura y muerte

Leer un reporte de persona desaparecida es distinto a leer un obituario.

Cuando nos detenemos a leer un obituario (si es que alguna vez lo hacemos), sólo nos encontramos con unas cuantas líneas que nos indican que alguien acaba de fallecer, lo que, en términos reales, no suele causar mayor tristeza. Los reportes de persona desaparecida son completamente distintos por un factor particular: la incertidumbre de no saber si la persona sigue viva o no. Dialogas con una fotografía, imaginas dónde fue tomada, por qué aquella persona luce tan feliz y sientes que la conoces, que no hay nada más que podrías saber de ella fuera de lo que se presenta en esa imagen y la descripción que la acompaña (color de ojos y piel; complexión, estatura, señas particulares), hasta que bajas un poco la vista y descubres las dolorosas palabras que se encuentran debajo de todo esto: «fue vista por última vez…» Entonces cierras y aprietas los ojos, finges que no viste nada, que no pasa nada y pretendes seguir con tu vida, la vida despreocupada que te fue arrebatada hace apenas unos pocos segundos.

Leer Más

Ese demonio llamado escritura

Se empieza a escribir por muchas razones. Quizás, la principal, es el deseo de perdurar. Escribir literatura te vincula con la preservación de la memoria. Por esta razón, los motivos para escribir de alguien que pertenece al siglo XXI no son muy diferentes a los de aquellos que iniciaron la escritura. A pesar de los avances tecnológicos de la actualidad, seguimos siendo seres finitos, partes de un engranaje generacional que aún no termina. La necesidad de afirmarnos, decir que existimos, que no somos un sueño, hace que algunos busquemos en la escritura la manera de dejar una huella para que otros tropiecen con nosotros y nos escuchen a pesar del tiempo transcurrido.