Autor: Primera Página Revista

Primera Página es una plataforma digital dedicada a la publicación de material literario creativo y crítica cultural en sus distintas manifestaciones. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad directa de los autores que las emiten, y no del sitio como tal.​
Leer Más

Caminos inescrutables y otros microrrelatos de Atilano Sevillano

Una vez más, del otro lado del mundo recibimos una colaboración que es sumamente especial; pues es la primera del género en esta nueva fase de la revista. Presentamos para ustedes seis microrrelatos (o microficciones) del Dr. en Filología Hispánica, Atilano Sevillano:

 

CAMINOS INESCRUTABLES

Su ambición literaria era muy grande. Había escogido el seudónimo de  Miguel de Cervantes (cosa que sus amigos le echaban en cara por no estrujarse un poco la sesera), y se seguiría considerando un fracasado si al final de sus días  no hubiera conseguido escribir aquel  relato, que decía así: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero…” La verdad es que el comienzo resulta un tanto pretencioso para un microrrelato de sesenta y nueve palabras.

Leer Más

VITA PHILO[I]LOGICA y otros poemas de Heberto de Sysmo

Una vez más nos honra presentar a un autor del otro lado del mundo, directo desde Valencia, España, Heberto de Sysmo. Ilustración, como siempre, de Cecilia Saucedo.

PÁGINA CLAVE

 

Propóleo de tinta

que bañas esta página de sombra,

hoy me resuelvo en ti.

Tu probidad me insulta;

refugio de este mísero inconforme.

Leer Más

La primera vez que yo escuché un poema de Bonifaz fue en una cantina: entrevista con Jocelyn Martínez

 

El día de hoy recordamos la que fuese nuestra primer entrevista, otorgada por la Maestra Jocelyn Martínez, acerca de un poeta por el cual compartimos una gran admiración: Rubén Bonifaz Nuño

 

EPP: La finalidad de esta entrevista no es precisamente que nos hables de Bonifaz por Bonifaz, sino, de tu experiencia, tu vivencia. Lo inevitable es entonces que nos comentes tu acercamiento, como fue ese primer encuentro entre Jocelyn y Bonifaz, o más bien, la obra de Bonifaz Nuño. Más burdamente, cuando es la primera vez que encuentras una obra del autor: que lo lees, que lo escuchas. ¿Qué sientes en ese primer acercamiento?

Leer Más

La literatura como amuleto

«Así pues los muchachos fantasmas cruzaron el valle y se despeñaron en el abismo.»

ROBERTO BOLAÑO

Tuve la fortuna de asistir al coloquio «Literatura y Modernidad en América Latina» realizado en la FFyL de la UNAM. Redescubrí títulos como La región más transparente de Carlos Fuentes o Rayuela de Julio Cortázar; además conocí teorías como la de Agnes Heller, algunos libros de Ricardo Piglia –por ejemplo, La ciudad ausente y Respiración artificial–, una obra magnífica de Rodolfo Usigli –El gesticulador–, entre otras gratas sorpresas.

Leer Más

Gritar, llorar, contarle a todo el mundo: entrevista al ganador del Premio Amparo Dávila 2016, Julián Mitre

Julián Mitre fue designado ganador del 2do Premio Nacional de Cuento Fantástico Amparo Dávila hace unos días, por su cuento “Los tres grandes milagros de la Santa Niña de los Alfileres”, del cual ya ha sido ha publicado un fragmento en el sitio del premio y que será publicado completo dentro de dos meses. Mientras tanto, platicamos con él para Primera Página:

PP: Primera Página

JM: Julián Mitre

PP: ¿Cuál fue tu reacción al descubrir que habías ganado el 2do Premio Nacional de Cuento Fantástico Amparo Dávila? Cuéntanos un poco del momento en que te dieron la noticia.

JM: Me encontraba en el trabajo, quería gritar, llorar, contarle a todo mundo. La verdad es que me costó mucho tiempo asimilarlo, todavía a ratos no lo creo.

Leer Más

Mi ciudad cambió de nombre

Desde febrero del 2016 mi ciudad cambió de repente. Ella dejó de llamarse Distrito Federal para llamarse ahora Ciudad de México o CDMX, para los cuates. A pesar de que su transformación resonó entre algunas letras impresas y fue tema de discusión, realmente no fue algo tan grave; su noticia pasó de largo tanto entre los dedos como por los ojos y oídos de propios y ajenos sin ninguna relevancia, a nadie parecía molestarle, pero para mí sí porque dejaba una extraña sensación. No obstante, no fue algo tan malo porque ella ya estaba acostumbrada a que la llamaran por su segundo nombre desde hace unos cientos de años, quinientos aproximadamente; pensar en ello generó dentro de mí una serie de dudas: ¿qué se habrá ido junto con su viejo nombre?, ¿acaso seguirá siendo la ciudad que alguna vez conocí?, pero más importante: ¿podríamos seguir amándonos?

Leer Más

El ocho de las abejas: poemas inéditos de Cleofé Campuzano

Presentamos hoy, directo desde España, una selección de poemas del poemario inédito El ocho de las abejas de Cleofé Campuzano. Ilustración por Cecilia Saucedo.

 

“LA ZONA” QUE NOS PERTENECE

Por eso, lo que se ha endurecido no vence

Versos de Arseni Alexándrovich Tarkovsky en Stalker de Andrei Tarkovsky (1979)

I

Nos privarán también del escenario

donde es posible mirar películas de

amor; o películas de paisaje desolado

donde el sonido del agua es su engranaje;

la habitación, cercado de esta parte del

mundo y, en su defensa:

la zona protegida. Ahora aún no nos pervierte.

Pero yo sé que hurga en nuestro peso,

está pensada para estar ahí…

como pisadas imperfectas sobre tierra

mojada. El lamento de un perro las socorre o

nos llama para sobrevivir.

Leer Más

Inmortalidad y memoria: una paradoja Borgiana

La búsqueda de la trascendencia es un propósito que ha sobrevivido desde la Edad Media. Las hazañas –en el mundo de la caballería– aseguraron, para algunos, el reconocimiento de la gente, además de la salvación del alma desde la perspectiva del cristianismo. De esta forma y unidos por ese objetivo, muchos escritores han intentado conquistar la inmortalidad en un universo interminable como lo es el de la literatura.

Sin embargo, el absurdo –o el claroscuro– de la trascendencia reside en la confrontación de la inmortalidad y la memoria. El recuerdo –como un episodio cotidiano en la vida humana, que además fundamenta el reconocimiento de uno mismo– está ligado completamente a la inmortalidad vista desde cualquier perspectiva. Ésta, por su parte, instituye la eterna condición del hombre en la inmediatez del tiempo; esto es, el transcurso de un presente sin fin.

Leer Más

Palabra de amor: muestra poética de Miguel Guardia

Más allá de una tediosa y burocrática presentación que repita tópicos poéticos genéricos que extraordinariamente se encuentran en absolutamente todos los geniales malos poetas, jóvenes y no, –o mejor dicho, en todas las lecturas desinteresadas– diré solamente: si es verdad que Miguel Guardia es periferia, marginalidad y olvido, qué importa. Y que cada quién, según su madurez, posicione al autor. Si se ha perdido el rumbo del juicio poético no importa ¿alguien negaría que Guardia tiene la palabra exacta; el verso exacto; el poema agudo?

Se presentan aquí textos recogidos de un par de libros suyos, publicados entre 1966 y 1977 (su último libro publicado.) Procuramos rescatar poemas menos conocidos que su maravilloso El Retorno y otros poemas, recientemente reeditado por Malpaís ediciones, pues fuera de esta necesaria reedición, conseguir el resto de su obra es, cuando menos, complicado. Los poemas aquí publicados no se encuentran en ningún otro sitio de internet.

 

Agradecemos a Paloma Guardia Montoya, hija del autor, por concedernos la publicación de estos textos y la maravillosa imagen.

Leer Más

Miguel Guardia: el alegre pesimista. Entrevista a Paloma Guardia

La fotografía es propiedad de María Paloma Guardia Montoya, hija del poeta. Agradecemos su permiso para publicarla. Esta entrevista fue originalmente publicada en el número 6 de la revista Primera Página.

 

Miguel Guardia nació en la Ciudad de México el diecisiete de agosto de 1924; murió el veintidós de noviembre (el día de los músicos) de 1982. Yo era muy joven, tenía 21 años, cuando él murió. Su padre fue catalán, Manuel Guardia Fuste; su madre, mexicana. Se conocieron cuando mi abuela, Concepción Ríos, tenía catorce años. Tuvieron nueve hijos de los cuales murieron tres. Mi abuelo se rodeó por los intelectuales de su tiempo y se hizo dueño de una librería que estaba en la calle cinco de mayo que se llamó Compañía Librera Mexicana; pienso que de ahí le pudo llegar al niño (luego joven) Miguel Guardia la inquietud literaria.