Categoría: Creación literaria

Creación literaria. Narrativa, poesía, minificción y otros híbridos.

Leer Más

Cetácea – Microrrelato de Rodrigo López Romero

Al amanecer la playa estaba sitiada. Sobre la arena apenas lamida por las olas yacían cientos de ballenas varadas, inmóviles moles oscuras punteando kilómetros de arena. La noticia tardó poco en circular, los estremecidos pobladores acudieron a ver a los animales buscando en sus ojos un asomo de porvenir. Muchos se dieron a la tarea de rescatarlas y formaron largas hileras cuyo objetivo era rociarlas de agua marina; después intentaron devolverlas mar adentro ayudados por barcos pesqueros que dejaron el trabajo para la ocasión. Pero los cetáceos, que al ser llevados movían lentamente el abanico de su cola inmensa, regresaban a la costa donde sus compañeros se habían dado cita, invalidando así el esfuerzo de los hombres.

Leer Más

“Poscoronialismo”: ¿Qué mundo nos queda? – Ensayo de Santiago Salinas

Acabamos de cumplir un año con esta espantosa epidemia como parte de nuestro día a día. Se habla de nuevas normalidades, normalidades en un mundo que nos parece tan distinto, pero que en el fondo sigue siendo el mismo. No cambió la desigualdad, se acrecentó; tampoco se dio esa hermandad universal ante la adversidad como se profetizaba; ni se colapsó el capitalismo: se volvió aún más voraz y cambió la acumulación de monedas por el acaparamiento de vacunas. Las artes, con ese gen único para la adaptabilidad, han tenido que reinventarse una y otra vez, recordándonos que de aplausos no se come, ni se crea sólo por amor. El mundo sigue siendo el mismo, ¿y nosotros?

Leer Más

Lo de los hombres es la ausencia – Reseña de «Ánima», de Wadji Mouawuad, por Juanita Porras

No eres tú quien hablará, deja que el desastre hable en ti, aunque sea por olvido o por silencio.

Escritura del desastre, Maurice Blanchot

La primera grieta de Ánima —que para Wahhch en realidad es la segunda— está en el cuerpo de Léonie. Un asesino la ha abierto en su cuerpo y en la hendidura ha concebido al horror. La grieta no sólo se ha abierto en Léonie sino en Wahhch, ha traído la ausencia de Léonie, pero también la ausencia de Wahhch, como si el dolor hubiese nublado todo deseo de ser o hacer. Lo único que desea Wahhch es ver el rostro del asesino, saber que no es él, que no ha sido Wahhch quien ha matado a Léonie. Es así como emprende la caza, pero antes de que el camino arribe en el rostro de Rooney, el asesino, éste le traerá constantemente la mirada de los animales.

Leer Más

Pie de varón sobre la playa – Poema de Gabriel Reyes

Iban las plantas de tus pies tan cenicientas
eludiendo cangrejos corcholatas ciertas rocas
cuando las olas del mar hadas madrinas
confeccionaron para ti
haciendo hocus pocus con la espuma
dos zapatillas de cristal salino
sonaban como agitar caracolas en las manos
tan presto en cuanto ya mujer te aventuraste
a sondear los castillos en la arena
buscando el musculado roce de pulso lapislázuli
hasta que dieran las doce:
mediodía.

Leer Más

El jardín de la Tierra – Poema de María Isabel Galván Rocha

Roza mi rostro
el viento de febrero,
caminante de un tiempo
en la vereda de la vida,
he aprendido a oír
los murmullos del bosque,
y en secreto, a sus habitantes
al pájaro, corazón y alma
al ciervo, esquivo del traidor
y al zorro, tras otros secretos.
No es mío el jardín de la Tierra,
sólo nos ha sido prestado
para venerarlo, los custodios
de su inmensidad; así una flecha
dirige a la rosa de los vientos.
En un dialogo con su espejo,
dan los reflejos de paisajes
donde aire y agua convergen,
tempestades de grises efluvios
en las alturas, justo nace el Sol.
Flor de la campiña,
silvestre arcoíris en tapiz,
escucho su quietud
al mecer del viento,
espíritu atado a la tierra,
late con el pulso de la vida;
abejas y colibríes alrededor
tras su elixir llevan la semilla
del polen en un viaje indómito
al Sur, en el confín de su retrato.