Etiqueta: Opinión

Leer Más

“Avengers: Endgame”, el juego final de los hermanos Russo

Hace un año exactamente, escribí acerca de Avengers: Infinity war y cómo sería parte de un referente histórico en los anales de la cinematografía mundial. Muchos no lo creyeron, de hecho se burlaron de la columna en su momento. Sin embargo, hoy, un año después, se cumple lo escrito. Avengers: Endgame rompe con todo lo establecido:  taquilla, récords de asistencia y recaudación monetaria de manera global.

Sí, con el MCU (Universo Cinemático de Marvel) se marca una década en la que los superhéroes lideraron las taquillas internacionales. Disney en conjunto con Marvel Studios están celebrando en estos momentos una recaudación millonaria de más de 20 mil millones de dólares con 22 películas lo cual la convierte en la saga cinematográfica más rentable de la historia del cine.

Anuncios
Leer Más

Nación asesina, cacería de brujas en siglo XXI

Imagina que todos tus mensajes de celular y computadora salen a luz. No sólo los de ayer o los de la semana pasada, sino de 5 o 6 años atrás. ¿De qué se enteraría tu familia, tu pareja y tus vecinos? Piensa en la posibilidad de que todas tus fotos y videos de Whatsapp, Messenger y Facebook salieran a la luz.

Ahora traslada ese suceso a una toda una ciudad. Imagina que los secretos de tus vecinos, padres, hermanos, amigos, maestros y políticos, estuvieran disponibles en una página para tu consulta y te enteraras que tu mejor amigo se acostó con tu novia, ¿qué harías?

Alguna vez alguien dijo:

En la guerra y en el amor, todo se vale.

Quien lo dijo, definitivamente no vio esta nueva producción de David S. Goyer (Fury) que mezcla amor y guerra, pero que incluye mucho sexo, sangre y violencia. Todo esto mientras levanta algunas pululas acerca de temas sociopolíticos, tecnológicos y, claro, muy personales.

Leer Más

Rojo amanecer y Canoa, un archivo sangriento en la memoria

Felipe Cazals y Jorge Fons realizaron, posiblemente, los únicos dos largometrajes que cuentan de manera efectiva los hechos de dos noches trágicas en la historia del país: Rojo amanecer acerca de “la matanza del 68” y Canoa, sobre una matanza en Puebla también en aquel desconcertante año. Sus repercusiones hasta el día de hoy son de indignación, enojo y frustración en un pueblo que no ha parado de sangrar al recordar por medio de estas dos cintas mexicanas. Y es que podemos perdonar, pero no debemos olvidar.

Leer Más

“¡Oh, patria mía, tan bella y perdida!”: Va, pensiero

Vieron morir a los otros, y también a los suyos. (…) Pero todos vieron la muerte, todos vieron cómo se usaban las armas, para qué se emplearon. (…) Nuestro repetido drama latinoamericano de no saber cuándo tomar la pluma, cuándo tomar las armas, para qué, para quién.

Carlos Fuentes

La cotidianidad mexicana vive tiempos espasmódicos y convulsos. El país yace sumido en una creciente ola de violencia y de tormentoso desequilibrio que parecía ser irrefrenable. Los periódicos, los noticieros, las redes sociales, las calles, cada pequeño espacio de la vida diaria se llena de imágenes angustiosas que parecieran anunciar las primeras señales de una hecatombe nacional.

La normalización y paulatina indiferencia que rodean aquellos hechos que debieran ser denostados se han vuelto el pan de cada día de una sociedad que —cómo hiere decirlo— parece haber terminado por acostumbrarse al dolor. Dolor de pérdida, dolor de angustia, dolor de miedo, dolor de una patria sufriendo como la madre que ve correr por el suelo la sangre derramada de sus hijos.

De esta forma nos hemos adecuado a vivir, ante la presencia fantasma de los desaparecidos, bajo los cuerpos inertes que fueron arrojados en un rincón de la memoria, con marcas invisibles esparcidas por el cuerpo, con golpes ignorados y gritos ahogados, aturdidos por una realidad que pareciera ser ajena a la nuestra, con un velo oscuro que nos ha hecho perder el rumbo y nos ha arrancado de cuajo la idea de un futuro mejor.

Leer Más

Los límites del fútbol (o una propuesta para ver un partido)

Límites. El ser humano busca constantemente quebrantar sus fronteras para expandirse en su ínfima totalidad -en otros casos quizá políticos, sólo quizá, demande lo contrario…-. La oposición entre lo finito y lo infinito entra en juego. La aparente clara e ingenua certeza de sus diferencias -así como del blanco y del negro, lo culto o lo popular- se burla de nuestra capacidad de detenimiento reflexivo para dar paso a la certidumbre de lo absoluto.

La esfericidad encierra aquello constante, sin límites, cuya finalidad es esconder en sí misma los misterios que, desde nuestra propia linealidad, jamás podremos descubrir por completo. En el fútbol, el balón no sólo representa la esfera perfecta que cualquiera desea poseer, sino que trasciende al simplismo lúdico o de entretenimiento. He aquí que se adecua perfectamente la rúbrica de Juan Villoro: Dios es redondo.

Leer Más

De la participación política de las mujeres: entre literatura y realidad

En la tierra seremos reinas, y de verídico reinar…

-Saudades, Gabriela Mistral

Mucho se ha dicho y pensado sobre el papel de la literatura –y de las figuras literarias– en la “vida real”, como si aquellos que hemos decidido vivir con las letras pudiéramos separar nuestras aproximaciones a la escritura de preparar el café, pasear al perro o limpiar el jardín. Se ha hablado sobre si existe una relación intrínseca, inherente y directa entre la representación de la “realidad” en la literatura y la influencia de esta con la primera, o si simplemente la creación artística es pura ficción. Creo que es imposible mantenernos en términos binarios, su liga es problemática y esto es lo que la hace especialmente productiva. Personalmente, creo que la literatura no es un “escape” ni una manera de alejarse del mundo mediante el ensimismamiento del libro y la lectura, sino una manera de pensar nuestra vida y sociedad que nos aqueja y nos pide ya no solamente una llamada a la reflexión, sino a la acción, por lo que podemos utilizar la literatura como herramienta y modo de ver y actuar frente a lo que nos apremia.