Etiqueta: Literatura Española

Leer Más

Un no-análisis a un poema de Federico García Lorca

Leer a Federico García Lorca supone dos retos muy evidentes: el primero, acercarse a un autor talismán lleno de significaciones políticas y éticas; el segundo, un ejercicio sesudo de interpretación hermenéutica que convierte la sangre en savia verde.

El influjo de los símbolos lorquianos en el ojo de lectura nos somete a entrar en un universo muy variado en el que crecen los olmos de la tradición popular andaluza (de raíces que llegan hasta el lejano Al-Ándalus y a los pueblos medievales cristianos en los que se cantaban romances y canciones que, por algún extraño motivo musical-cerebral, no pueden sacarse de la elucubración inconsciente mientras en las horas muertas nuestras bocas comienzan a cantarlos y cantarlos una y otra vez). Por eso mismo, de nueva cuenta se cumple la séptima ley de Newton: la poesía es música, también es literatura, ¡cómo no!, pero le debe su regencia en el Parnaso a las estelas de la acentuación rítmica. Es menester remarcar que uno de los más gloriosos culpables de esto es mi querido Miguel Poveda.

Leer Más

¡Viva la República!

Republicana es la luna,

republicano es el sol,

republicano es el aire,

republicano soy yo.

RAFAEL ALBERTI

Paul Preston, el historiador hispanista, ha dicho que, a pesar de los muchos errores que se cometieron, la República española fue un intento de dar una mejor calidad de vida a los miembros más humildes de una sociedad represora. Bajo este criterio escribo este texto, el cual pretende no únicamente vindicar, sino recuperar la figura de la República en el discurso literario hispánico hasta nuestros inciertos días.

Leer Más

De Antonio Machado a 80 años de su muerte (y un poco de Paco de Lucía)

El pasado domingo 24 de febrero el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, visitó Collioure, Francia, en un acto de pretendida ‘reconciliación’ y ‘homenaje’ al poeta andaluz Antonio Machado y al ex presidente del gobierno republicano, Manuel Azaña. Como parte del discurso que sostuvo el mandatario, admitió que el reconocimiento al exilio de españoles republicanos llegó con mucho tiempo de retraso:

Han pasado muchos años. España tendría que haberles pedido perdón mucho antes por la infamia. A ellos y tantos otros que estuvieron en la misma lucha y que permanecen hoy casi olvidados, como Fernando Valera, el último presidente del Gobierno de la República en el exilio.

Leer Más

Fermín Galán, el oráculo republicano

Agradecimientos especiales a Julio Núñez Sahagún

por despejar mi nublada mente.

La huella de la tragedia griega se ha filtrado por las grietas del pensamiento moderno cada vez más distante de sus diferentes orígenes. Basta con dar una nueva leída al Nacimiento de la tragedia de Friedrich Nietzsche para volvernos a maravillar como lo que somos, los actores del mundo, que es el más grande teatro.

Leer Más

La difunta coincidencia de Fígaro

Mariano José de Larra (1809-1837) ha sido uno de los escritores decimonónicos en castellano que más influencia han legado en la escritura periodística hasta nuestros difuntos días. El 2 de noviembre de 1836, Día de los difuntos, apareció en “El Español” el artículo El día de Difuntos de 1836. Fígaro en el cementerio.

Leer Más

Federico García Lorca en prosa

Imagen: “Hojas en un cuaderno”, por Ricardo Rosales de Paula Muñoz

Entre 1916 y 1918, durante la tregua espacial de España con el resto de Europa, que estaba en truculenta guerra, un joven escritor granadino escribía sus Impresiones y paisajes. El novel Federico sentía con sus propias manos la realización del ideal pedagógico del krausismo español: García Lorca formó parte de los viajes pedagógicos organizados por su profesor de la Universidad de Granada, Martín Domínguez Berrueta, célebre exponente de la Institución Libre de Enseñanza. Como dice su título, este libro recopila una serie de textos escritos en prosa que fueron el producto de la reflexión de su autor frente a los paisajes, mayormente rurales, en los que Federico acudió como estudiante de Berrueta y, como afirma Rafael Lozano Miralles[1], con los que definió su afición y apego a la escritura literaria.