Etiqueta: Poesía

Leer Más

La rosa alquímica (I) || Carlos Maximiliano Cid del Prado

La rosa es la síntesis de lo eterno y lo perecedero. Decir rosa es un axioma de belleza, fragancia y color. Empero, el lenguaje no son las cosas: la palabra es una metáfora de la realidad. Bástenos recordar la segunda escena del segundo acto de Romeo y Julieta, cuando la heredera de los Capuleto recuerda la nimiedad de los objetos y sus apelativos: «That which we call a rose / By any other word would smell as sweet.» La rosa no dejará de ser rosa aunque se llamase de otro modo ya que su aroma no depende de su nombre. La belleza vive despreocupada en el mundo de lo incognoscible: no necesita ser nombrada para ser hermosa. Nunca habrá un de-por-sí-para-sí tan increíblemente bello: «La rosa no tiene por qué, florece porque florece, no se presta atención a sí misma, no pregunta si la ven.»

Leer Más

Muestra de poesía || Claudia Saraí Fernández López

Casandra responde

Padre, abrazo que entierra las garras,

hielo que abrasa.

Tú que criaste cuervos,

los ojos les sacaste.

Padre, me rompiste el cuello,

desangraste la gallina,

quemaste las alas,

mientras mi madre fregaba el piso.

Padre, la mirada incestuosa mi cuerpo arropaba.

Padre, no escuchaste la profecía,

me ataste la lengua.

Yo entendía el lenguaje de las aves.

Padre, aquí sigo.

Nunca fui como mi madre.

Mis ojos de serpiente te saludan.

San Salvador, 2018

***

Bienvenida

A Roque

Me rencontré con el dolor.

Entre el hedor de las calles

y el llanto de niños desconocidos.

Lo encontré como objeto olvidado,

bajo el polvo,

cubierto con máscara de soberbia.

Reconocí mi dolor porque era una foto de mi padre donde la soledad se le escurría por las cejas.

Reconocí el dolor en mis entrañas marchitas donde las lágrimas esperan mi último derrumbe.

Reconocí el alarido oculto en mis ojos, en mi barbilla.

Reconocí en su foto los mismos ojos, mis ojos.

Lo reconocí en estas palabras,

en la risa del verano, en las hormigas, en las chicharras.

Ahora lo sé,

lo único que me queda es el apellido.

San Salvador, 2018

Leer Más

Tres poemas || Carlos Sánchez

Prefantasma por voluntad

A Oscar Hahn

Podrías dar nuevos nombres a las calles,
marcar con olvidados números
las fechas en que los tristes
dieron su primer beso, el único.
Pero te escondes en sabanas y toallas,
en las alcobas de bellísimas mujeres
con tobillos de íntima copa;
y de pronto, espías a la muerte
acariciando los senos de la vida.

Podrías murmurar con tus piernas
el sentido más antiguo del placer,
pero preferiste morir
antes de haber nacido.