Rituales del vacío || Poemas de Angel Acecam Cloneoser

Hora equivocada

Esta noche nada late,
no late el viento arrebatado
que arranca las flores del cerezo,
no laten los ladridos de los canes
en la terraza del carnicero,
esta noche nada baila,
no bailan las luces de la plaza
que acostumbran en el quiosco,
tampoco lo hace el viejo reloj
de la iglesia con la música del coro,

esta noche nada canta,
no canta el cucurri posado
en el pino que creció junto a mi casa,
ni las luciérnagas que vuelan alrededor
del camposanto como almas dulces,
esta noche nada fluye,
no fluye la sangre de mi vida 
que se escurre entre tus pies,
menos la inspiración del hades
que atormenta hasta llegada el alba,

esta noche nada llora,
no llora la mujer que busca a sus hijos
por donde nace el rio, ni el cielo con nubes cargadas 
de lágrimas, esta noche nada duerme, 
no duermen los párvulos cansados de tanto jugar,
mucho menos los caballos que no dejan de relinchar,
esta noche es diferente a otras, nació al meridiano, 
y las aves de granja fueron a su gallinero
los borregos y los rumiantes a sus corrales,
pero la hora miente, es una noche prematura, 

no es ensayo del tiempo,
es un dulce momento que atesora mi futuro,
azul cargando a cuestas la oscuridad
sin ser esclavo aun de su veleidad,
la noche se va así nada más y el sol
al meridiano vuelve a despertar,
todos salen de su hogar,
solo han pasado unos minutos quizá 
y así, el eclipse se despide
porque en mucho tiempo no volverá.

***

Kúñu nuevo

De la nada apareces
entre el bullicio de los muertos
que añoran resucitar,
clandestina imitas
sus plegarias y los haces
participes de tu bondad,

¿De dónde vienes?

Tu primicia es cándido manjar
que entre idolatrías se posa
para amamantar a sus vástagos,
es tragicomedia que sale 
a escena apenas pasada
la luz por sus cadenas,

inicia su ritual benigno
para saciar sus deseos
entre llanto y oscuridad,
le llaman con ahínco
y ella responde a su paso
sin tregua,

les dará el regalo o 
les negara la dicha
según su sino,
abrirá las ventanas y dejará 
pasar la aurora para mostrar
los escombros que volverá a edificar,

y después, cantará embriagada 
la canción que hará germinar
el amor o la cólera,
es su menester amasar el tiempo
para dirimir los abrazos con la eternidad 
tardía que sorda no le atiende,

y ahí sigue, entre la pira y la noria,
entre las cenizas y el agua, esperando
el milagro que traiga delante la luna o el sol,
esperando, siempre esperando
inicia la vida 
y resucitan los muertos,

como testamento sempiterno escrito
con estrellas de tierra, agua y fuego
sacude los tedios del pasado o del hostil futuro,
y así llega presuroso o pausado,
envilecido o enamorado
el génesis inesperado.

***

Autor: Angel Acecam Cloneoser. Es originario del Estado de Mexico. Nació en marzo de 1985. Sus textos hablan principalmente de la soledad, la muerte y el desamor. Es licenciado en administración, amante del campo y los pueblos mágicos, de las enchiladas y el mole. Ha participado con poesía, prosa y fotografía para “Revista Literaria Pluma” de Argentina y con poesía para “Tintasangre”, “Perro Negro de la Calle”, “Letrantes”, “Collhibri”, “Reminiscencia”, “Ibídem”, entre otras. Actualmente cursa la Maestría en Tecnología Educativa.

Etiquetado con: