Esto no significa nada: la soledad y el error como problema estético

llevar más lejos lo que no va a ningún lado

“llevar más lejos” y “ningún lado”

alejándose al mismo tiempo

en direcciones opuestas

Ismael Velázquez Juárez

En el año 2015, bajo el sello editorial Palacio de la fatalidad, Ismael Velázquez Juárez (Distrito Federal, 1960) publicó su más reciente poemario Esto no significa nada[1]. Es un título premonitor y a la vez paradójico. Por un lado, el poeta anuncia en una línea cuál será la suerte de poética del libro y, por otro, esta misma frase que vindica el no-sentido de hecho llega a significar a todo el texto. Es así como la categoría de la negación inaugura al poemario, pues al título que señala lo que (aparentemente) no habrá en su interior –sentido- sigue el primer poema “cosas diversas sobre las cuales no vamos a tratar”, que al tiempo que sirve de reflexión metapoética, parece que advierte, con un dejo de ironía y tono de sin razón que no quita en el lector la intuición de que existe ahí un tipo de profundidad significativa, “lo poético es aquí otra cosa”.

2

La soledad, como algo orgánico e irremediable, es un sentimiento que penetra en varios de los poemas de Esto no significa nada. (Cabe preguntarse ¿y no es ya el no-sentido un hallarse profundamente solo frente a la palabra, frente a la experiencia de lectura del mundo?) En algunos de ellos esta soledad se expresa radicalmente, como en “we are all separated things” que afirma ya la imposibilidad de contacto entre la materia:

la materia se compone de átomos que nunca se tocan

7,000,000,000,000,000,000,000,000,000 en un cuerpo adulto

entre más cercanos

más se alejan

[…]

ahora piensa en ella

y piensa en ti

y piensa en sexo abisal

entre cosas que nunca se tocan

ni se tocarán[2]

La conciencia de la soledad también aparece en el poema “historia comparada de las religiones”, donde el último verso concluye sobre el hombre, con una voz irónica pero también histórica, que “(he is so alone)”[3]. En esa vindicación del aislamiento, el cuerpo como entidad significante y su dimensión erótica como significado también se desarticulan, de tal forma que en el poema “buster” la voz poética dibuja frente al lector la siguiente imagen:

un culo solo

vaga

sobre

una

sola rueda

en

un

mundo solo

[…]

va

solo

a ninguna parte[4]

En otros poemas, la soledad está sugerida como un efecto secundario del error. El poema “errores” recorre una serie de fallas que el yo poético ha reconocido en la vida humana, donde quizás el más grande de ellos sea la misma existencia del hombre (el sin sentido de todo podría devenir incluso de este hecho). Los errores que se develan en estos poemas son expuestos sin juicios de valor, sólo como situaciones que son y en su contemplación se presentan también como un vacío enigmático ante la voz poética. Asimismo, “hardboiled” muestra cómo algunos desaciertos están en el umbral de lo trágico pero superado el juicio moral, que implicaría la atribución del significado, en el hecho estético. El poema “el empleado del mes” sugiere lo mismo, una “solución estética/ para un problema/ que no existe”[5]. Es decir, estos poemas develan que en esas fallas y situaciones no resueltas del mundo, en las fisuras de su funcionamiento (de nuevo, en su eventual no-sentido) podría estar la belleza.

4

Los poemas de Esto no significa nada revelan imágenes nítidas sin causalidad, fragmentarias. Poemas como “por qué no te pueden decir por qué”, “why objects die?” o “zikr-i-daim” plantean únicamente la superficie de situaciones u objetos y es el lector quien tiene que intuir su origen, las conexiones y la profundidad de las imágenes que van apareciendo sólo como en una suerte de montaje. Es así como la ausencia de significado de estos poemas está planteada quizás como un falso vacío, puesto que quien los lee podría interpretar sentidos más vastos y penetrantes.

[1] Actualmente, puede descargarse el libro en formato digital del archivo virtual de poesía mexicana PM: Poesía Mexa (1940- 2016),  <https://poesiamexa.wordpress.com/2016/03/17/ismael-velazquez-juarez/&gt;.

[2]Ismael Velázquez Juárez, Esto no significa nada. Palacio de la fatalidad, Guadalajara, 2015.

[3] Velázquez Juárez, op. cit.

[4] Velázquez Juárez, “buster” en op. cit.

[5] Velázquez Juárez, “el empleado del mes” en op. cit.

Revista Primera PáginaAutor: Estéfany Villegas Estudié Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. Actualmente me interesa la literatura mexicana, el cine, los estudios sobre la subjetividad y la persona, así como la dimensión estética de redes sociales como Facebook, Instagram y YouTube. http://www.facebook.com/alguienparecidoaunaestefany

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: