Etiqueta: internet

Leer Más

Nación asesina, cacería de brujas en siglo XXI

Imagina que todos tus mensajes de celular y computadora salen a luz. No sólo los de ayer o los de la semana pasada, sino de 5 o 6 años atrás. ¿De qué se enteraría tu familia, tu pareja y tus vecinos? Piensa en la posibilidad de que todas tus fotos y videos de Whatsapp, Messenger y Facebook salieran a la luz.

Ahora traslada ese suceso a una toda una ciudad. Imagina que los secretos de tus vecinos, padres, hermanos, amigos, maestros y políticos, estuvieran disponibles en una página para tu consulta y te enteraras que tu mejor amigo se acostó con tu novia, ¿qué harías?

Alguna vez alguien dijo:

En la guerra y en el amor, todo se vale.

Quien lo dijo, definitivamente no vio esta nueva producción de David S. Goyer (Fury) que mezcla amor y guerra, pero que incluye mucho sexo, sangre y violencia. Todo esto mientras levanta algunas pululas acerca de temas sociopolíticos, tecnológicos y, claro, muy personales.

Anuncios
Leer Más

#LosCondenadosDeLaPantalla 1. Okja y las corporaciones: historia de lo que comemos.

El año 1977 marcó un antes y un después: de la era de evolución humana, el mundo se desplazó a  la era de la  in-evolución o de la in-civilización . Lo que se había construido mediante el trabajo y la solidaridad social empezó a ser disuelto por la depredación de un súbito proceso de desrealización […] La fuerza seductora de la simulación transformó formas físicas en puntos de fuga, entregó el arte visual a la propagación viral y vendió el lenguaje subjetivo al régimen falsificado de la publicidad […]. Así comienza el libro de Hito Steyer Los condenados de la pantalla, un libro que intenta comprender las consecuencias del internet y la era digital en la vida cotidiana y su complicidad con la multiplicación virulenta de las imágenes (Image-Virus, como dice Burroughs). En 1977 murieron los grandes relatos, los mitos que proporcionaban profundidad y sentido a la vida. Los héroes han sido reemplazados por las imágenes, las figuras de celebridades o la mera abstracción de una vida simulada en las pantallas.  El cine ha creado estos nuevos héroes e imaginarios que, lejos de proporcionar un sentido profundo de la existencia, nos deleitan con la superficialidad de las imágenes y su repetición hasta el hastío de modelos publicitarios. Ahora, con la aparición de los servicios de video streaming como Netflix, Blim, Claro Video y FilmIn Latino, el cine se ha mudado de medio, y el almacenamiento en la nube crea otro medio en el cual el cine tiene otras posibilidades, pero también otro tipo de mensajes. Así, esta columna se dedicará a comprender la producción audiovisual producida por y para plataformas de streaming como la nueva forma de construir imaginarios y sujetos.

Cuando nos encontramos con aseveraciones como (sin olvidar mencionar las anodinas y pretenciosas reseñas de El Universal): “es un cuento de hadas para adultos”, es “ecléctica… una misión de rescate de dos horas”, una  película que crea “conciencia sobre el veganismo frente a las malas políticas de las corporaciones de alimentos”, etc., entiendo que nadie ha entendido el filme, o, al menos, nadie ha querido reflexionar más allá de una cuartilla, escrita para llenar su columna semanal de recomendaciones.

Leer Más

The OA:¿Pretenciosa o genial?

El año pasado, casi apenas un parpadeo atrás, Netflix cerró su producción con el estreno de The OA, serie original de la compañía de video streaming. Se pensaría que The OA sería el gran éxito apabullante, pues fue la última producción estrenada a manera de corona, cereza del pastel, cordón dorado que cerró el año. Sin embargo, la reacción general partió del “¿Qué acabo de ver?” bifurcándose en detractores y entusiastas. Las reacciones tan encontradas se deben, creo yo, a que el público aún no está acostumbrado al género fantástico en una plataforma de streaming. Si hacemos una breve revisión de las series más vistas de Netflix durante 2016 se encuentra que solo Stranger Things y The OA son las únicas de ciencia ficción/fantasía.  Así que en este artículo pretendo reflexionar sobre las reacciones del público, sobre la producción de The OA, sobre la serie misma y revisar las teorías acerca de la trama. Entonces advierto que este escrito contiene SPOILERS, por tanto, si no la has visto aprovecha las vacaciones (requieres 7-8 horas continuas de tiempo ocioso).

Leer Más

Travesía proustiana en vísperas de Navidad

El primer volumen de En Busca del Tiempo Perdido relata la historia de Swann, un tipo obsesionado con la historia del arte y con las mujeres; con las mujeres en el arte y con la historia de las mujeres de las que se enamora. Nada más placentero para semejante sujeto que enamorarse de una cocotte, una puta de alta categoría que se acuesta con hombres y mujeres, actividades éstas que lo mantienen muy ocupado: se dedica a la divertida investigación de los encuentros amorosos de Odette, la documentación de los lugares en los que ha estado, la recreación de sus relaciones en la imaginación, la evocación de todas las sonrisas, todos los gemidos, todas las palabras de las que se ha perdido…

Leer Más

Future politics de Austra: la libertad de sentir, ser y soñar.

 

Ganó la intolerancia, ganó el miedo, ganó el prejuicio: este tiempo se avecina incierto porque los logros en la igualdad y la tolerancia se han tenido en menos cuando la gente, inconforme con los Gobiernos, hace atento oído a los discursos de odio y miedo achacando el origen de su inconformidad a los grupos vulnerables, marginados. Tiempos oscuros, sí, pero aún hay motes de luz brillando en el abismo. Como dice David Bowie en “Blackstar”: In the Ville of Ormen stands a solitary candle. Una de aquellas velas solitarias es Katie Stelmanis. Su disco, un mote de luz ensoñada, imaginada y necesaria, llegará justo cuando las políticas de Donald Trump se pongan en marcha.

Leer Más

La escritura y la caca

CACA.jpg

Ya venía yo pensando aunque con cierta distracción las ideas expuestas por Enea. Entré al baño del edificio y todo estaba a oscuras. Busqué el interruptor de la luz y no lo encontré. Supuse entonces que había un sensor de movimiento y la luz se encendería cuando me reconociera. Y efectivamente, alcé la mirada e identifiqué a penas por un puntito rojo que parpadeaba el sensor pegado al techo. Le hice señas como a una cámara de seguridad diciéndole quiubo, hay gente que quiere usar el baño aquí, la luz, porfa. Pero nada. Abrí y cerré la puerta, y nada. Brinqué, pero no mucho, para no causarme un desgracia en las condiciones intestinales en que me encontraba, pero nada. Con la luz del teléfono me alumbré hasta el retrete. El escenario era efectivamente apocalíptico; faltaban algunas goteras, quizá, y unos charcos de sangre, vapores tóxicos, ruido de tuberías, pero todo estaba ya ahí, en mi imaginación, y mi teléfono era un cerillo húmedo consumiéndose cada veinte segundos. Me acomodé, y dejé que las cosas tomaran su ritmo, su cauce natural, digamos. O al menos en esos términos Enea se refirió a la escritura de Felisberto Hernández en clase.

Leer Más

“The day will come when you won’t be”, Primeras impresiones

Ayer la espera había culminado. Impaciente y ansioso busqué alguna alternativa para mirar el estreno de la nueva temporada de The Walking Dead (TWD) pues hace tres meses fue cancelado el servicio de tv por cable y el duro golpe a mi cartera este semestre no me permite pagar Netflix. Pero internet, el medio de medios, es generoso con las personas vulnerables del mundo. Si tomamos metafóricamente a Roma como el contenido que buscamos y el internet como un rizoma de infinitas puertas, nodos y caminos que nos llevan al contenido por la tangente de la ilegalidad.  Supuestamente en amc.com, página oficial de la productora de TWD, se habría de transmitir la premier del primer capítulo, pero dejaron un sabor amargo al espectador marginado. Pasaron algunas horas mientras intentaba averiguar la hora de México equivalente a las 9 pm hora del Este en EU. Cuando comencé a resignarme un acompañante dijo con voz poco alegre “en una página de Facebook están transmitiendo en vivo el capítulo. Y se ve en alta definición”. Finalmente, después de algunos recovecos en la web, hallé la premier de TWD. He aquí mis impresiones.