Leer Más

Inmortalidad y memoria: una paradoja Borgiana

La búsqueda de la trascendencia es un propósito que ha sobrevivido desde la Edad Media. Las hazañas –en el mundo de la caballería– aseguraron, para algunos, el reconocimiento de la gente, además de la salvación del alma desde la perspectiva del cristianismo. De esta forma y unidos por ese objetivo, muchos escritores han intentado conquistar la inmortalidad en un universo interminable como lo es el de la literatura.

Sin embargo, el absurdo –o el claroscuro– de la trascendencia reside en la confrontación de la inmortalidad y la memoria. El recuerdo –como un episodio cotidiano en la vida humana, que además fundamenta el reconocimiento de uno mismo– está ligado completamente a la inmortalidad vista desde cualquier perspectiva. Ésta, por su parte, instituye la eterna condición del hombre en la inmediatez del tiempo; esto es, el transcurso de un presente sin fin.

Anuncios
Leer Más

Macabro Nocturno: De las princesas silenciadas

Del auge en el género documental y una creciente aceptación de un público mucho más abierto a presenciar contenido de no ficción, se asoma de nuevo directo del Centro de Capacitación Cinematográfica una pieza del documental de investigación con tintes casi periodísticos: El silencio de la princesa, un filme de  Manuel Cañibe que se vio terminada y primeramente reproducida en 2014.

Paralelo a una opinión crítica del contenido audiovisual, conviene revivir la experiencia de lo que sucede en las esporádicas funciones del Macabro Nocturno, una sesión de películas presentadas los días sábado a las 8pm en “La casa del cine” como parte de los eventos organizados por Macabro: Festival internacional de cine de horror.

Leer Más

No hay hombre que, fuera de su especialidad, no sea crédulo…

George Sylvester Viereck: Mi impresión es que el psicoanálisis despierta en todos los que lo practican el espíritu de la caridad cristiana. Nada existe en la vida humana que el psicoanálisis no nos pueda hacer comprender. “Tout comprendre c’est tou pardonner”.

S. Freud: Por el contrario (acusó Freud sus facciones asumiento la severidad de un profeta hebreo), comprender todo no es perdonar todo. El análisis nos enseña apenas lo que podemos soportar, pero también lo que podemos evitar. El análisis nos dice lo que debe ser eliminado. La tolerancia con el mal no es de manera alguna corolario del conocimiento.

Sigmund Freud, bien leído e interpretado, puede poner en aprietos la mayoría de nuestras ideas. El psicoanálisis sostiene, entre otras cosas, que la misoginia es estructural de la psique masculina (¡y femenina!); que el ser humano y la cultura son incompatibles y que el significante supremo que organiza nuestro inconsciente es la figura del falo (aportación lacaniana, en sentido estricto). Como puede verse, Sigmund Freud puede hacerse bastante mala fama por sí mismo sin la ayuda de grandes figuras que nos remiten a su teoría.

Leer Más

Palabra de amor: muestra poética de Miguel Guardia

Más allá de una tediosa y burocrática presentación que repita tópicos poéticos genéricos que extraordinariamente se encuentran en absolutamente todos los geniales malos poetas, jóvenes y no, –o mejor dicho, en todas las lecturas desinteresadas– diré solamente: si es verdad que Miguel Guardia es periferia, marginalidad y olvido, qué importa. Y que cada quién, según su madurez, posicione al autor. Si se ha perdido el rumbo del juicio poético no importa ¿alguien negaría que Guardia tiene la palabra exacta; el verso exacto; el poema agudo?

Se presentan aquí textos recogidos de un par de libros suyos, publicados entre 1966 y 1977 (su último libro publicado.) Procuramos rescatar poemas menos conocidos que su maravilloso El Retorno y otros poemas, recientemente reeditado por Malpaís ediciones, pues fuera de esta necesaria reedición, conseguir el resto de su obra es, cuando menos, complicado. Los poemas aquí publicados no se encuentran en ningún otro sitio de internet.

 

Agradecemos a Paloma Guardia Montoya, hija del autor, por concedernos la publicación de estos textos y la maravillosa imagen.

Leer Más

Miguel Guardia: el alegre pesimista. Entrevista a Paloma Guardia

La fotografía es propiedad de María Paloma Guardia Montoya, hija del poeta. Agradecemos su permiso para publicarla. Esta entrevista fue originalmente publicada en el número 6 de la revista Primera Página.

 

Miguel Guardia nació en la Ciudad de México el diecisiete de agosto de 1924; murió el veintidós de noviembre (el día de los músicos) de 1982. Yo era muy joven, tenía 21 años, cuando él murió. Su padre fue catalán, Manuel Guardia Fuste; su madre, mexicana. Se conocieron cuando mi abuela, Concepción Ríos, tenía catorce años. Tuvieron nueve hijos de los cuales murieron tres. Mi abuelo se rodeó por los intelectuales de su tiempo y se hizo dueño de una librería que estaba en la calle cinco de mayo que se llamó Compañía Librera Mexicana; pienso que de ahí le pudo llegar al niño (luego joven) Miguel Guardia la inquietud literaria.

Leer Más

La belleza hoy y… simplemente,la Belleza

Sólo los superficiales no juzgan por las apariencias.

OSCAR WILDE

Mucho tiempo me quejé de la superficialidad de los millenials. Si no me hacían caso era, seguramente, porque no soy alto, atlético, guapo, ni rico. No me daba cuenta que el superficial era yo: la sociedad que así se comporta es tan profunda y se toma las cosas tan en serio como los fanáticos religiosos o los seguidores de la ética kantiana.

Su discurso es engañoso: alentados a la estupidez por el discurso de nuestro tiempo, se avergüenzan de su profundo compromiso con la ideología. Según ellos son libres, espontáneos: el amor tradicional es una forma de atarse, de limitar su placer, y a este mundo venimos, a fin de cuentas, a no quedarnos con las ganas de nada, a hacer  todo lo que queramos. Se vuelcan, pues, al placer inmediato y efímero: rinden culto a la imagen, a la riqueza. En este culto radica su profundidad: elevan los grandes senos, los cuadritos en el abdomen, la ropa de marca, a una dignidad metafísica. Ya lo dijo Marx en su análisis de la mercancía: no es el producto en sí lo que deseamos… la mercancía tiene un halo mágico, misterioso, como si se tratara de la famosa escalera de Platón al mundo de las ideas. A través de su consumo superficial de cuerpos y de marcas, buscan acercarse al mundo ideal de la felicidad, el comfort, la omnipotencia y, por supuesto, el placer, elevado a Dios. No son superficiales: no se fijan en la apariencia, sino en la concordancia de la apariencia con los imperativos de nuestra sociedad supuestamente “postideológica”.

Leer Más

Nuevo proletariado y felicidad

El capitalismo ha creado tanta precarización que tener un salario constante y un empleo parecen la prerrogativa de una minoría. Sin embargo, bajo qué condiciones existe el empleo y bajo qué referencias se percibe ese salario constante indican la clase social al que el trabajador se inscribe. En México, por ejemplo, se piensa al grueso de la población como parte de la clase media porque ha accedido a créditos sociales o privados con el fin de obtener vivienda, automóvil, electrónicos, etc. Camilo Ruiz, al contrario de Roger Bartra, opina que dicha clase media es un fantasma porque los criterios para definir a dicha clase eran los mismos que definían el proletariado hace cuarenta años. Entonces, el nuevo proletariado es aquella clase obrera que tiene crédito, por consecuencia, deuda.

Leer Más

Farabeuf es un acto de amor: entrevista a Paulina Lavista

Esta entrevista fue originalmente publicada en el número 5 de la Revista Primera Página. 

EPP: Editores Primera Página

PL: Paulina Lavista

 

EPP. ¿Qué relación tuvo usted con la creación de Farabeuf?

PL: Yo todavía no era su esposa cuando escribió la novela, Salvador me llevaba trece años. Lo que sí viví con él fueron las traducciones de Farabeuf. Él la escribió con su primera mujer, Michèle Albán y se la dedicó. Precisamente, para la exposición, ella prestó el primer manuscrito de Farabeuf que está colgado. Claro, me platicó muchas cosas porque fue muy importante para él, ya que fue ese el libro que lo proyectó como literato.

Leer Más

Supervivencia mimética: Entrevista a Alberto Chimal

Este entrevista fue publicada originalmente en el número 5 de la Revista Primera Página, con línea temática de Muerte y Erotismo, publicado en memoria de Salvador Elizondo.

 

EPP: Editores Primera Página

AC: Alberto Chimal

 

EPP: ¿Cómo tratas la muerte y el erotismo en tu escritura

AC: Todos estamos conjugando esos dos impulsos en nuestra vida porque nuestro ser animal los tiene contrapuestos. Para algunos se manifiesta en el deseo de escapar a la muerte con la reproducción. Pero a la hora de escribir la cosa se vuelve compleja porque en el acto de escribir no se realizan esos impulsos; se transforman. Se le llama supervivencia mimética y no genética. Yo no sé si sea para tanto, pero en mi trabajo lo que sucede con esa dualidad es que se reviste de imaginación y poder. Tiene que ver, quizá, con el individuo y su enfrentamiento con el medio social; las minorías contra el poder. Ahí está la muerte y el deseo. El deseo es el acto creativo-imaginativo que representa la libertad de la conciencia individual contra las fuerzas que quieren normarnos.

Leer Más

Sergio Mondragón: el eterno aprendiz de Brujo

Esta entrevista se publicó originalmente en el Número 6 de Primera Página. La imagen que ilustra esta entrada fue la portada de dicho número, y es un homenaje al número 18 del Corno Emplumado, revista que fundó Sergio Mondragón.

PP: Primera Página

SM: Sergio Mondragón

PP: ¿Cómo percibe  hoy sus primeros libros Yo soy el otro y El aprendiz de brujo a más de 50 y 40 años de su publicación respectivamente?

SM: Yo sigo pensando que los seres humanos tenemos un potencial maravilloso: que podemos ser otro, otro del que somos ahora, limitados y egoístas, toda esa serie de características que definen al ser humano común. Pero podemos ser otro. Me gustó esa frase abordada por Rimbaud y algunos otros poetas de esa camada de románticos y simbolistas. Yo la abordé pensando que puedo ser otro. Quizá eso puede definir lo que yo he hecho con mi trabajo poético: intentar llegar a ser otro. No solamente en la literatura, sino en lo humano. Y como la literatura, la poesía está íntimamente ligado a lo humano, de allí sale esa afirmación que da título al libro.