Trocar la tierra y otros poemas de Jafet Alanís

Presentamos hoy la propuesta poética de Jafet Alanís, joven mexicano estudiante de Actuaría en la UNAM. Genial ilustración de Cecilia Saucedo.

Atrapados

Subiste a la Indian negra,

te ceñiste a los pliegues congelados del bisonte

decidiendo recorrer la pista hundida en la tundra.

Surcamos con las ruedas la nieve austral

y notamos que a nuestros costados

se extendían dos barreras cristalinas;

tan altas que en su punto más lejano

se lanzó un colibrí queriendo abrirse en el frío,

como una demostración de fe gravitacional.

 

Acordamos volver nuestra constitución cenizas,

llegamos a una bodega y ahí quemamos

registros gubernamentales de la paz polar.

Después pensamos en un código kinestésico

que permitiera aletargar nuestra estadía

y aumentara la cantidad de entropía en tus manos.

Pusimos en práctica lo acordado.

 

Dos ángeles de piedra que cubrían sus mantos con sal

nos rodearon con intención de despojar gesticulaciones.

Cada uno temía a la anatomía ocular,

y dejaron de moverse cuando te secaste,

tornando tus ojos en canicas de arena.

Habían sucedido en silencio

durante cada uno de tus momentos de oscuridad,

y poco a poco alcanzaron condición de estilitas.

 

Nada funcionó.

Al parecer tus gritos crearon carbón prematuro

que un vikingo desenlazado

investigará en medio de la tormenta,

al encontrar vínculos directos

con su familia desfragmentada.

 

Trocar la tierra

Sobre tu cabeza se erigen cientos de bóvedas.

Hay que proteger la configuración de tu hogar:

aquel donde descansa la narrativa eufórica,

de donde surge la tierra vaciada en círculos.

 

Encuentro ramas y despojos milenarios;

el viento arrasó con tu centenario en dos minutos

provocando ondas desfasadas en el plano.

 

Se descubrió que tu baúl ocultaba la razón.

Adentro, colocadas en posiciones

geométricamente exactas,

fueron descifradas las conjeturas

por un elefante de carrizo magnético.

 

Del espacio restante se obtuvieron grandes resultados:

dos caminos paralelos

que en el fin bifurcan sus bocas

y convergen ondulatoriamente

se dispusieron para provocar

la transición de oficios manuales.

Aún la gente no descubre como caminar

cuando la espesa bruma moldea sus piernas.

 

Ayer

El semáforo dentro de tu casa se tornó púrpura

mientras una avellana rodaba por el suelo

y en la tubería se atascaba una ardilla.

Parecía que la disposición de las escaleras nunca fue la mejor,

a mitad de la tormenta, tú madre siempre se quedó afuera.

 

Explotaste en consecuciones cruzadas;

eras un mecanismo de reloj oxidado,

y yo un ávido entusiasta de engranajes.

Nunca fue fácil seguir manuales en danés;

sin embargo, la rúbrica del fuego era evidente.

Entre los daños de la resurrección

tu canción tardía resultó ser eficiente,

como tus abejas atrapadas en su azotea de hierro

con la puerta orientada a la tierra del bosque.

 

 

El piano había sido muchas cosas aquel día,

incluida la epifanía sobre el origen de tu obstinación

y la mesa sobre la que encontraron el abrecartas

con el que después los amantes batallarían en el salón.

Derramado con whisky y pedazos de ave,

tu costado insuflaba caminos de oro al andar.

 

Si recién casados se averiase el auto,

huye del congreso conglomerado de idiotas.

Prefiere la calma fluida del río caminado

cuando cada misil que lances impacte el peñasco.

Transita por veredas inmensurables de azules espejos,

en lugar de tomar café fragmentado en tu tez.

 

20160627_193156.jpgJafet Alanis Ruiz (Ciudad de México, 1997). Actualmente cursa la licenciatura en Actuaría de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha publicado recientemente en la revista A buen puerto.

Revista Primera PáginaAutor: Revista Primera Página Primera Página es una plataforma digital dedicada a la publicación de material literario creativo y crítica cultural en sus distintas manifestaciones. Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad directa de los autores que las emiten, y no del sitio como tal.
Anuncios

2 comentarios sobre “Trocar la tierra y otros poemas de Jafet Alanís

Agrega el tuyo

  1. Creo que las ideas parecen buenas y en algunos casos atinadas, el uso de lenguaje parece más un tecnicismo que una adicción a la palabra a través de la emoción y hay muchas incongruencias no solo en las estructura sino en el modo de trazar el camino que nos lleve a la belleza, No son buenos poemas porque a pesar de que se habla de temas “interesantes” no hay un orden y lo peor de todo, no hay una emoción implícita en el autor por parte de la palabra a través de… Muy padre que publiques pero si no hay emoción solo son enunciados uqe bien puedes ocupar en tu clase de “Seguros” o “Parecer interesante” porque no hay un desdoble poético y ya hay poetas que lo han hecho con lo que tú haces, deberías de leer a algunos de ellos porque se nota que no lees mucha poesía, saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: