Leer Más

Contracanto: poemas de Iván Cruz Osorio

Hoy presentamos a un gran poeta y amigo, al que le guardamos gran cariño y admiración. Iván Cruz Osorio además de ser poeta es editor y fundador de la editorial Malpaís ediciones, una genial editorial de poesía. Puedes consultar su ficha completa al final de la entrada, por ahora, te dejamos con los siguientes apabullantes poemas, extraídos todos de su último libro publicado, Contracanto. Ilustración, grandiosa, de Cecilia Saucedo.

Leer Más

El internet y el derecho a ser un idiota

 

Hace unas semanas, a principios del mes de agosto para ser exacto, publiqué en este medio (Primera Página) un texto sobre William Burroughs. El texto intentaba comparar la vida, así como los temas de las obras del escritor norteamericano, con otras prácticas o manifestaciones culturales de nuestro país, en específico a esos que llamamos chacas. El uso y tráfico de drogas, actos delictivos, asesinatos, etcétera. Al parecer el texto no cayó tan bien en algunos que se manifestaron su malestar y desacuerdo en la (bendita) opción de comentarios. Tan pronto me enteré de recibir opiniones me puse a leer, y en algunos casos a intercambiar posturas con quienes me leyeron. Un ejercicio sinceramente confortante. Sin embargo, hubo un comentario que llamó mi atención de por encima de los demás, el cuál dice: “A estas alturas del partido haré un artículo comparando a Bukowski con José José, ¿los dos eran bien pedos no? Ya lo dijo Eco “Internet ha multiplicado la soledad” y “las redes sociales dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”.

Leer Más

La belleza hoy… y siempre, la belleza por Nullius Ectopos

Una de las razones por las que confundimos ciertas cosas se debe a que no comprendemos la estructura del mundo. Sabemos que el bien puede causar mal y viceversa, por eso solo tomamos partido en aquello que se ajusta a nuestro interés. Leía hace poco un ensayo en el que no dejaba claro lo que se quería argumentar. El autor centraba su crítica en torno a la belleza física y su elección, luego hablaba del amor y finalmente confundía la belleza con la variedad (en este caso citaba a Lope de Vega cómo si fuera fundamental tener un soporte para tal equivocación) el ensayo terminaba dedicándoselo a un enamoramiento físico. Después hacía referencias a Marx, Platón, y no sé a cuántos filósofos. Su sustento en estos filósofos estaba lejos de ser una interpretación correcta. Más que ser un ensayo que intentaba aclarar el problema de porqué deseamos la belleza exterior en contraposición con la belleza interior, sentía en sus palabras un problema de personalidad: este autor no podía aceptar ser lo que es. Es por ello que centro mi atención a la primera línea expuesta en este ensayo: No comprendemos la estructura del mundo.

Leer Más

Farabeuf, o la crónica de la eternidad

El Libro de las MutacionesI Ching, denominado también Chou I por el reinado de la dinastía Chou del 122 al 221 antes de nuestra era–  comprende gran parte de la filosofía y del conocimiento chino. El futuro, como un estado de transición constante, se contrapone a ciertos valores occidentales -por ejemplo el tópico carpe diem en el que debe aprovecharse el presente, antes que meditar el porvenir- que poseen mayor relevancia en esa cultura.

Leer Más

Laurence Anyways (2012), la identidad del quién

Quizás el mayor misterio somos nosotros, desde adentro.

En Beginners (2011), Mike Mills escribe: “Our good fortune allowed us to feel a sadness our parents never had time for” haciendo alusión a un periodo nuevo de introspección sensible a la que tiene acceso la más reciente generación del siglo XXI. En la actualidad parecemos reaccionar como multitud. Gustave Le Bon, un psicólogo y sociólogo francés conocido por su estudio sobre las masas, nacido en los últimos años del siglo XIX, postuló la existencia de una denominada “alma colectiva”, donde se construye una brecha de pensamiento que se diferencia de cada uno de los sujetos que la conforman, es decir, existe algo que une a los sujetos, tanto así que se sigue, por omisión, una superficie de decisiones con la que podríamos no estar totalmente de acuerdo: reproducimos los mismos discursos sin detenernos a reflexionar las variables, los sujetos o las prácticas que se critican o se realizan. Estas ideas, aunque alejadas en la historia, se complementan con otros factores más para explicar una parte de la concepción de normalidad.

Leer Más

Héroes mexicanos a base de madrazos

Los Juegos Olímpicos de Río siguen dejando secuelas en nuestro país y con ello surge en mí una reflexión acerca de la importancia que tienen los denominados deportes de contacto en México. Probablemente para nadie es un secreto que gran parte de las medallas nos caen en deportes de madrazos (además de en clavados y marcha, naturalmente). Podemos contar ya doce medallas en boxeo, siete en tae kwon do y una en lucha grecorromana, es decir, veinte de las sesenta y siete totales han caído a base de golpes. Limitar la historia de los deportes de contacto a los Juegos Olímpicos sería dejar fuera toda una tradición boxística y de lucha libre que sostienen en lo más alto el nombre de México en el deporte.

Todos los seres humanos, y especialmente los latinoamericanos, estamos llenos de pasiones a punto de desbordarse. En esta región del mundo nos identifica el carácter sanguíneo y el carácter colérico. El estereotipo del latinoamericano es el de una persona intensa que expresa sus emociones abiertamente y, aunque todos los estereotipos están exagerados, sin duda hay algo de razón ahí. Somos pasionales en situaciones de alegría y también de enojo, en México abundan los abrazos y los golpes. Es importante destacar que la violencia existe en cada rincón de nuestro planeta, a tal grado que no puedo nombrar una sola nación que no se haya visto envuelta en alguna guerra, tiroteo o conflicto armado de cualquier tipo.

Leer Más

«El presidencialismo mexicano» en los tiempos de Enrique Peña Nieto

Casi por tradición ―y de forma inherente―, el día 1 de enero tiene la dicha de conocer, en voz de los más agudos arquitectos discursivos, una nueva manera de comprenderse y mirarse en el mundo. Comienza el año de 1891, un hombre de semblante serio y bigote poblado, nacido en tierra cubana, da a conocer en papel impreso una de las ideas paradigmáticas respecto a la construcción de la República. Nos dice:

“Se entiende que las formas de gobierno de un país han de acomodarse a sus elementos naturales; que las ideas absolutas, para no caer por un yerro de forma, han de ponerse en formas relativas; que la libertad, para ser viable, tiene que ser sincera y plena; que, si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república.”

Leer Más

Exégesis de la herida y otros poemas por Demian Ernesto

Presentamos el día de hoy una selección de poesía de Demian Ernesto, un poeta mexicano joven. Ilustración, como siempre, por Cecilia Saucedo.

Confesiones del libertino

Los poemas más bellos que he escrito

yacen perdidos en mi memoria.

 

Mi madre me enseñó bellas palabras

cuando cortó sus delgadas venas.

 

No tuve padre más que en el anhelo

de un llanto justificado que no llegó.

 

Me educaron mis abuelos y el dolor

de saberme un párvulo solitario.

 

Siempre fui el primero en clase por

las ideas malignas de mi cabeza.

Leer Más

Muerto por jugarle al verga: hacia un modelo de análisis dramático

Podemos sintetizar la definición aristotélica de la tragedia como un género dramático en el que el protagonista pasa de la felicidad a la desdicha en un cambio de la fortuna, provocando los sentimientos de horror y conmiseración en los espectadores, pues la peripecia acontece no por maldad del protagonista sino por una falla en su carácter -como las que podemos reconocer en todos los seres humanos- ni se trata tampoco de una desgracia ocurrida a una persona eminentemente virtuosa (pues, en este caso, dice Aristóteles, no provocaría horror ni compasión sino un sentimiento de indignación y acaso un efecto de falsedad).

Propongo sintetizar todavía más esta definición aplicando a todo personaje sospechoso de ser un personaje trágico latumblr_static_94naxzie544k48so8oo4sc4kg fórmula facebookera «muerto por jugarle al verga», que consiste en presentar a un individuo cualquiera anunciando que va a hacer algo sorprendente que, por experiencia personal, sabemos que no puede terminar sino en la desgracia. Tradicionalmente, este meme consiste en una primera imagen donde el personaje aparece manifestando un demencial orgullo (la hybris señalada por Aristóteles), que en la parte inferior del meme se transforma en una tumba con el epitafio antes señalado.