“Escuchar es Voluntad”: Reflexiones en el Ex Teresa Arte Actual

Los interiores y exteriores del Centro Histórico de la Ciudad de México, a lo largo del tiempo, han fungido como testigos y contenedores de múltiples experiencias sensibles, que, en su conjunto, han devenido en los cambios sociales que marcan el curso de nuestra historia y de nuestro presente. Desde la extensa plancha del Zócalo (testigo de un sin fin de gritos de protesta, llantos y risas) hasta todo tipo de edificios civiles, estos espacios advierten memorias pasadas, sucesos presentes y posibilidades futuras. También los templos, muchos de los cuales actualmente han quedado reducidos a pilas de piedras o han cobrado nuevas funciones fuera del ámbito de lo sagrado, son espacios dentro de los que se han llevado a cabo ejercicios y prácticas sensibles que pueden aportarnos mucho en la búsqueda de leer la actualidad. Un ejemplo de estos últimos espacios, es el Antiguo Templo de Santa Teresa, que en el siglo XVII perteneció al conjunto conventual de la Orden de las Carmelitas Descalzas en la Ciudad de México y hoy actúa como museo y laboratorio de arte contemporáneo, bajo el nombre de Ex Teresa Arte Actual.

Foto de la publicación de Ex Teresa Arte Actual en facebook: https://www.facebook.com/EXTAA/photos/a.725759657498946/3423490047725880/?type=3&theater

Hoy, el Ex Teresa exhibe la muestra del artista mexicano Israel Martínez, Escuchar es Voluntad. Inserta en un contexto en donde, desde hace ya varias décadas, los discursos en torno a la visualidad han imperado dentro y fuera de los entornos artísticos, Escuchar es Voluntad propone una serie de reflexiones en torno al impacto de lo auditivo, no de lo visual, en la constitución de la subjetividad y en el desarrollo de las prácticas discursivas contemporáneas. La exposición busca desde aquí, desde la escucha, nuevas formas de comunicación que puedan acercarnos más a nociones de comunidad y de empatía, a partir de considerar y de explorar las dimensiones políticas de lo sonoro. Sobre esto, Francisco Ttito Rivas, director del Ex Teresa, comenta que “no se ve cómo se podría guiar una acción transformadora si ésta no nace de una escucha sincera de nosotros mismos, de lo que en cada una y uno de nosotras y nosotros vibra y resuena”. Por lo tanto, se plantea a la escucha como algo que implica una intención, algo que se ofrece, algo que se pone al servicio de algo más.

La exposición se compone de seis piezas cuyo hilo conductor es la sonoridad, ya sea desde lo material, lo temático y/o lo explorativo. Estas piezas, en su mayoría resultado de procesos colectivos, exploran diferentes posibilidades y oportunidades de la escucha activa, en tanto que ésta tiende a conexiones vinculantes con un otro. Para esto, el artista no se detiene en la dimensión política de la auralidad (o sonoridad) como algo abstracto, sino como algo que orgánicamente nace del y regresa al cuerpo. Esta capacidad material inherente a la escucha se ve claramente ejemplificada en la pieza ‘Bestias’ (2020). Esta obra fue creada en colaboración con los artistas Bárbara Lázara, artistata vocal y Edgardo González, vocalista del grupo de death metal mexicano Cenotaph. Ambos artistas, desde sus ámbitos particulares, establecieron un diálogo sonoro expulsando ruidos desde diferentes partes del cuerpo (garganta, estómago, entrañas, etcétera). El resultado son una serie de sonidos casi animales, que resuenan en los escuchas como figuraciones de profunda incomodidad, afectando nuestros cuerpos en un juego ambivalente entre el placer y el displacer. La pieza, cabe destacar, se ubica en el altar principal de la ex-iglesia, cuya emblemática bóveda amplifica los escandalosos sonidos, mientras que del fondo cuelga un enorme letrero de luz neón que reza: ira.

Foto tomada de la publicación de Ex Teresa Arte Actual en facebook:
https://www.facebook.com/EXTAA/photos/a.182187948522789/3440681369340081/?type=3&theater

Otras piezas, de manera más específica, utilizan el sonido y el silencio como una vía de anhelo hacia un despertar colectivo. Tal es el caso de ‘Flujo’ (2020), pieza que Israel realizó en colaboración con la compositora Elisa Schmelkes, en la cual se presentan datos y demandas en torno a la voraz desigualdad económica contemporánea, mediante el uso de cantos corales. La pieza se nutre tanto de las esferas seculares como de las religiosas, así como de lo público y lo privado, lo visual y lo auditivo, para construir un cúmulo de voces que nos muestran una especie de radiografía del presente, en forma de manifiesto o de letanía. Una de las realidades que esta muestra arroja es que:

La desigualdad es tan absurda que, si una persona hubiera trabajado desde el nacimiento de Cristo hasta el día de hoy, ganando un millón de dólares al año sin gastar nada, tendría sólo el 1.2% del patrimonio del hombre más rico del mundo.

Israel Martínez
Foto tomada de la partitura compuesta por Elisa Schmelkes, encontrada en el folleto de la exposición

Por otro lado, la pieza con la que el recorrido por Escuchar es Voluntad culmina es una experiencia que apela a una reflexión más íntima, desde la auralidad de la literatura. ‘Cruce’ (2020) es una pieza sonora diseñada para ser escuchada en la penumbra e individualmente. El espacio del Ex Teresa se adaptó para crear un cuarto donde los oyentes nos encontramos solos con dos voces que construyen un paisaje sonoro, desde la ilación de ideas provenientes de diferentes fuentes, que se cruzan entre sí para crear un relato nuevo y único. En esta pieza, el sonido aparece de una manera cruda, sin ningún tipo de auxiliar visual ni táctil: sólo somos nosotros y las voces que nos hablan. De esta manera, se piensa a la escucha como algo mucho más privado, con implicaciones sí políticas y carnales, pero también introspectivas y personales. ‘Cruce’, nos regresa a las palabras de Francisco Tito Rivas, quien comenta que no hay lugar para el cambio si no se parte de una escucha sincera de lo que sucede en nuestro interior. Al poner esta pieza como cierre de la exposición, Israel Martínez nos manifiesta que el llevar a cabo una escucha activa, una escucha como voluntad, inicia desde lo más íntimo. Paradojicamente, el recorrido de la exposición nos lleva en el sentido inverso, a enfrentarnos primero con las vastas dimensiones de la escucha en contextos amplios, para terminar en un ambiente brutalmente familiar e íntimo.

De esta manera, dentro del Ex Teresa Arte Actual, antes Templo de Santa Teresa en el convento de las Carmelitas Descalzas, se continúan gestando experiencias sensibles, que conglomeradas nos llevan a reflexionar sobre nuestros presentes y nuestras historias. Estas experiencias, además, no se ven dominadas por sus componentes visuales, sino que la imagen queda relegada al sonido, buscando reivindicar a la escucha como una vía de producción de sistemas de comunicación más empáticos y amorosos. Escuchas es voluntad nos reconecta con el ruido, el silencio y todo lo que existe en el medio.