Creación Literaria, Sin categoría

Meditaciones ámbar | Abraham Montelongo González

Hoy, presentamos algunas “Meditaciones ambar”, poesía por Abraham Montelongo González:

I
No hay nirvana

En la realidad
que es el ágora
de la ciudad de los sueños
se busca elegir al más sabio
la búsqueda del plenipotenciario
que también la haga de portavoz
cuando encuentre la verdad
y la comunique a quienes siguen perdidos,
sin embargo
han dicho viajeros
náufragos de la conciencia
como Leopoldo María Panero
que cuando se llega y se halla, aquello, es incomunicable
y se queda inscrito en las entrañas
donde como un recuerdo muere
y muerto arde
y la brazas alzan palabras que no aciertan
por ser procedentes de ignotos rincones mentales
donde no llegan valientes, solo seres de vesania
amantes que besan sin miedo sus reflejos entristecidos.
En la realidad
que es el ágora
de la ciudad de los sueños
nunca deja de haber sayón
que reprenda a quienes del ágora se alejan
buscando el páramo
donde libre corre el miedo
la angustia, la risa, el amor
donde ocurre todo el tiempo
el ósculo entre lo perverso y lo virginal
donde el propágulo níveo, el alma
vuela en viento ardiente
y luego del incendio
entre cenizas fertiliza.
En la realidad
que es al ágora
de la ciudad de los sueños
hay molicie
y fue implantada
nunca satisfecha
tan solo con los cielos
con los pensamientos
como Diógenes,
sino más bien
nunca satisfecha con nada.
Nadie satisfecho existe
y la muerte, esa debilidad
al ser le sabe
por eso el miedo
el monólogo principal mantiene
en la realidad
que es el ágora
de la ciudad de los sueños.

 

II
Reminiscencia

Poetas hacen poetas
en su camino de dolor y éxtasis
en su torpeza y su magia despreciable
en el asco que le generan a los sociópatas;
poetas hacen poetas en sus místicas y horridas soledades
llenas de letras
llenas de imágenes
llenas de humos y objetos sacros
como rocas de ríos escondidos
como raíces secas encontradas en panteones
como rotos santos de mármol
antagonismo entre colores que lleva a la muerte de unos cuantos
flores que crecen
en las grietas que se hacen en la piel
bajo el sol en el trabajo
en el paso a convertirse en arena
arena fina, tan fina que flota
que no cubre al sol y hace azul al cielo;
poetas hacen poetas aunque se martiricen
aunque se escupen y se suiciden
siempre se esparcen las esporas
y habiendo un poeta en la mesa
hay tantos como se quiera
porque esa condición enferma
el poeta enferma, contagia
de vida
y se sabe
de eso si se quiere morir.

 

III
Flor marchita para mujer nihilista

Hay almas evaporadas bajo esas sábanas
sudores de mal sexo que condujeron
disonantes pujidos, heridos
a esconderse desnudos en los rincones
agitados y agresivos, como vampiros.
A usar el claro oscuro
de tu pecho de cristal, como casa.
A saciar la sed
con tus lágrimas errantes que llenan cántaras.
Hay horrores en esa mirada
avistan los demonios más seductores
de cada perfume humano que conocen.
Hay ternura pisoteada
por cada noche
que gracias a un extraño, estuviste acompañada.
Hay ganas de más
de ir al fondo de la carne; hay gestos de no poder.
Hay sangre
en tus manos portadoras de placer;
Plácidas, profundas, ganas de matarse.
Habiendo en esa muerte imaginada
un orgasmo delirante
y en la forma enajenada de tu amor
algún racimo de poemas muertos;
el cielo entero, sin sabor a nada.
Y el ciclo infinito, el circo de danzas
bailes espectrales de emociones
en cigarrillo calcinadas
o bebidas hasta la embriaguez.
Adiós, dirás entonces
como forma de querer
haciendo de tus despedidas
las tragedias más amadas.
Pero a dónde irás, si no hay amores
pero qué hay, si hoy no amas
no hay ciclo infinito, ni circo de danzas
solo infinitas pausas
infiernos sin llamas
orgasmos volátiles
tu cielo; sin sabor a nada.

Y tus ganas de compañía
sangrando como mártires
bajo la cúpula
de una existencia desesperada.

Y los que te aman, sin que te importe
perdidos en las jaulas
tan inmensas que les construiste;

Y los que te aman sin que te importe
buscando sus almas
en alguna mirada tierna
que les diste;
pero que tú consumiste
para que nunca se vayan.

 

Snapshot_20160206_1Abraham Montelongo González es un poeta y escritor, sin concursos ganados, ni libros publicados, aún. Dedica el día completo a la creación e investigación de textos tales como poesía, cuentos y guiones. Sustentando sus proyectos con el dinero que gana trabajando desde casa, escribiendo resúmenes, ensayos, e incluso tesis. Considera a la escritura como parte fundamental de su vida, entregado a ello trabaja en su desarrollo tantas horas al día como su cuerpo se lo permite. 

Enlaces:

Propios https://clubdeescritura.com/obra/563444/anti-dilucidaciones/ https://poetaberna.blogspot.mx/

Colaboraciones: https://rapsodiadigital.wordpress.com/?s=maharba https://www.enpelotas.com/l/2016/08/01/micro-cuento-sobre-las-fuerzas-de-racismo-y-el-amor_n_255.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s