Entrevistas

He llegado a la X_ al punto donde se vierten los atómos_ Entrevista a Emmanuel Vizcaya

Esta entrevista fue originalmente publicada en el número 4 de la revista Primera Página. Hoy la republicamos en nuestro nuevo portal.

 

Centro Histórico, Distrito Federal, 29 de junio de 2015.

 

EV: Emmanuel Vizcaya

EPP: Editores Primera Página

 

 

EPP: ¿Vienes ahora de muy lejos?

EV: Del sur, de Barranca del muerto. En bici. Es mi ruta cotidiana.

EPP: ¿Hasta el Centro?

EV: Sí, al Centro, a la Roma, a la Narvarte. Desde hace un tiempo decidí en la medida de lo posible no tomar más metro, ni metrobús. Pura bicicleta. O caminar. ¿Dónde conseguiste ese ejemplar?

EPP: En una librería de viejo.  Antes de este libro hiciste auto ediciones de cada uno de los tres que lo conforman. Cuéntanos un poco de eso.

EV: Termodinámics, que está ahí fechado en 2010, fue mi primer libro y tuvo los obstáculos que tiene todo primer libro: nadie te quiere publicar, es muy raro que alguien apueste por ti sin conocerte. Entonces creo que en ese caso una de las opciones es la auto publicación aunque puede ser un arma de doble filo porque a veces se entiende como una especie de narcisismo, ¿no? Pero también está la parte de tener confianza y preguntarse “¿por qué no mostrar mi trabajo por mano propia?” Quizá gracias a eso te conocen y a partir de ahí comienzan a abrirse puertas. Es una apuesta siempre. Así que eso hice, sacar auto publicaciones de mis primeros tres libros, de jalón.dshrbmntautor

EPP: ¿Cómo es que te acercas a la poesía y decides comenzar escribir?

EV: Me acerqué a la escritura en la secundaria por los talleres de lectura y redacción. Tuve afinidades pero, en ese punto, nunca lo consideré como parte de mi vida cotidiana. Hasta la prepa me di cuenta que todo lo que ves anteriormente en literatura no es ni una mínima parte del panorama. En secundaria tienes 12 o 13 años y lo que menos te interesa es leer a Sor Juana Inés de la Cruz o a los poetas de los siglos de oro, y esto lo digo sin restarles absolutamente nada de su importancia; tienes otras inquietudes, estás jugando videojuegos, yendo a tus primeras fiestas. Yo tenía una novia a la que le mandaba cartas con poemas de Neruda, Benedetti o de cualquier otro autor pero los poemas no siempre se adaptaban a lo que quería decir, entonces modificaba algunos versos con el objetivo de acercarlos a nuestra realidad. Después de un par de veces pensé: “¿por qué no mejor se los escribo yo?” Esto sin el afán de considerarme poeta, sólo de comunicarle lo preciso. Y como se volvió una costumbre cartearnos de pronto comencé a escribir “poemas” que ya no hablaban de ella, sino de mi entorno, y esos no se los daba, esos los acumulé. Así descubrí algo que no conocía y que me gustó. Fue hasta la prepa que me di cuenta de que ciertos autores hacían cosas con la literatura que nunca había visto. En especial alguien que me marcó fue Oliverio Girondo. Cuando leí En la masmédula vi que la poesía no era sólo rima y métrica y amor. A partir de allí comencé a hacer experimentos.

termodinamicsautorEPP: ¿Esto en qué año fue?

EV: 2004-2005

EPP: Saliste de la secundaria en 2004. ¿Entraste a la Nacional Preparatoria?

EV: Sí, a la Prepa 5. Y en el segundo año decidí dedicarme a escribir.

EPP: ¿Cuál fue tu primer proyecto o intención de proyecto?

EV: Después de tener un bonchecillo de poemas sueltos me interesó darles un fin, una posible publicación. Encontré que debía encontrarles una línea, pensar en la idea de un libro, pero para mí en ese entonces era empezar casi de cero. Compilé todo lo que tenía y añadí gradualmente nuevo material para darle la forma que quería o que los textos estaban proponiendo. Desde niño a mí siempre me gusto la electrónica y la robótica. Quería estudiar programación y ser un máster de las computadoras hasta que descubrí que nunca iba a ser bueno en matemáticas (risas). Pero es algo que sigo admirando de lejos. Sin embargo, todo ese lenguaje electrónico añorado de algún modo se reflejó en lo que escribía. Ciertas palabras que parecían no pertenecer a un campo semántico lírico, por ejemplo. A partir de esa línea escribí textos con onda robótica-espacial para completar lo que ya tenía. De ahí salió una primera versión de Termodinámics. Una versión chafísima, por cierto.

EPP: ¿Y de aquel primer conjunto misceláneo de poemas qué fue? ¿Sólo la pauta para Termodinámics o hay algunos de ellos en la versión de NEO/GN/SYS?vertienteatomicaautor

EV: Muy pocos. La versión de Termodinámics que está en NEO/GN/SYS es corregida y aumentada de la edición de autor. Pero antes de ésa hubo otra que es impublicable y que me da mucha vergüenza. En esta versión hay unos poemas colados que casi son cursis (risas), y también es el libro más misceláneo. Termodinámics fue la pauta para DSHBRMNT y La vertiente atómica.

EPP: ¿Sale en 2010?

EV: Termodinámics lo escribí en el 2010, DSHBRMNT en 2011 y La vertiente atómica en 2012 pero los tres los publiqué en 2012. Fue medio frenético: en enero, junio y diciembre, respectivamente.

EPP: Continuando con la línea temporal, saliste de la prepa y entraste a Letras Hispánicas en la FFyL. ¿Participaste en la facultad en proyectos literarios o revistas?

EV: Cuando entré en 2008 escribía poemas sueltos y apenas vislumbraba consolidar la idea de libro. Todos sabemos que Letras Hispánicas no te prepara para ser escritor, solo te da ciertas bases teóricas y lecturas; el proceso más honesto para escribir es siempre autodidacta. Hasta casi el último año de la Facultad me interesé por algunos colectivos y revistas independientes, como Drevrayativa o Síncope. Ahí conocí a los escritores Yaxkin Melchy, Eduardo de Gortari, Daniel Malpica, Alina Hernández y otros tantos.

EPP: ¿Cómo te fue con las auto publicaciones?

EV: Al principio algunas personas cuestionaron mi decisión de auto publicar tres libros casi simultáneamente. Decían que “me iba a quemar” pero yo pensaba: “pues si me voy a quemar, me quemo con tres”, además de que saqué 150 ejemplares de cada uno. Afortunadamente no les fue mal a ninguna de las ediciones. Me llegaron mensajes al blog (puse mi blog al inicio de cada libro) diciendo que me habían leído y que les había gustado, y esas cosas se agradecen mucho, te dan energía para seguir haciendo lo que haces. Me gustó darme cuenta de la respuesta que tuvieron. Creo que para empezar no se necesita más que eso, saber que lo que se hace está funcionando.

EPP: ¿En estos tres libros de NEO/GN/SYS hay alguna intención de que, según se siga la lectura, ésta lo ‘evolucione’ gradualmente?

EV: Sí, decidí seguir la pista que me dio Termodinámics. Los otros dos libros se fueron la foto (2)desapegando de él, pues viendo el resultado de primero quise jugar más. Tomé los elementos presentes y los saturé, de ahí que DSHBRMNT es más pesado, más denso. Llevé a un extremo lo que ya venía de Termodinámics. La intención fue hacer una especie de micro-tratados, postulados filosóficos usando lenguaje científico, muy recargado. Se llama así, “deshebramiento” sin vocales, porque pienso si las palabras fueran seres vivos las vocales serían la carne, el músculo, la parte blanda, y las consonantes el esqueleto. Entonces sugiero la idea de que el libro es duro y seco, como una reunión de huesos. El Manual de zoología electrónica es una alusión al Manual de zoología fantástica de Borges y lo pensé como un bestiario de máquinas. Una biósfera de antenas, satélites, ondas de Wi-Fi y otras cosas construidas por el ser humano.

EPP: Tanto el Manual de Zoología Electrónica como La vertiente atómica tienen ilustraciones, ¿son tuyas?

EV: Las del Manual de Zoología Electrónica son collages digitales, imágenes ya hechas que yo sólo modifiqué. Las de La vertiente atómica sí son diseños míos.

EPP: ¿Qué te lleva a optar por el recurso gráfico?

EV: Para mí la poesía no se queda en el plano textual, no es sólo palabras, también es imágenes y sonidos. Me gusta mucho la posibilidad tan diversa de significados que pueden contener los símbolos. Para La vertiente atómica me di a la tarea de inventar símbolos para cada uno de los poemas. Me planteé este cuestionamiento: si los símbolos pueden cargarse de distintos significados dependiendo el contexto en que se encuentren, ¿qué pasaría si el contexto es un poema y el símbolo en cuestión no tiene referentes? Así quedó abierta la propuesta. Y la mejor plataforma para desarrollarla fue a manera de bitácora de viaje.

EPP: La vertiente atómica es la bitácora de viaje para llegar a la X en un mapa. ¿Crees que ese viaje ya haya terminado?

EV: El último verso del libro da entender que más cosas aparecen cuando se llega a X. Aparecen más mapas. Puede terminar ese libro, el objeto, pero no su propuesta poética y simbólica. Por ejemplo, en varias de las cosas que estoy escribiendo ahora, el guiño que persiste de NEO/GN/SYS es ‘el signo de la X’.

EPP: Nos dijiste que tu percepción de la poesía no es sólo escritura, y a partir de ahí nace un proyecto tuyo que se llama ROTTTOR. ¿Qué es ROTTTOR?

EV: Es un proyecto de experimentación sonora y música electrónica que combino con poemas. Un hobby que me apasiona aunque no he estudiado a profundidad es escuchar y producir música electrónica con software y consolas. Me entretiene hacer beats y jugar. No tengo mucha idea de cómo funcionan los programas pero lo disfruto. Lo que me interesa es que hacer música electrónica es como ir acomodando los sonidos en una especie de Tetris muy visual y creo que así también es la construcción poética: se acomodan bloques de lenguaje en los lugares precisos para que suenen bien y digan algo. Apenas va iniciando y buscando su forma este proyecto.

EPP: ¿Qué está por venir de tu trabajo?

EV: A mediados de agosto publicaré un libro de narrativa con la editorial Cu)drivio que escribí en 2013. Ese año me di un descanso de la poesía. Se llama Aerovitrales, es cuento breve, microficción y otro tipo de textos más reflexivos. (Este libro ya fue publicado, por la editorial Cuadrivio). Me gusta transitar por las posibilidades de la escritura y no estacionarme en un sólo género, además de que considero que los géneros abruptamente cerrados ya no existen y se han transgredido. Tengo también un libro inédito de poesía en espera de alguna oportunidad. Por ahora estoy escribiendo textos sueltos a manera de ejercicios diarios que después podrían convertirse en otra cosa. Ya veremos qué sucede.

Revista Primera PáginaAutor: Revista Primera Página
Primera Página es una plataforma digital dedicada a la publicación de material literario creativo y crítica cultural en sus distintas manifestaciones.

Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad directa de los autores que las emiten, y no del sitio como tal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s