Cartelera, Cine, El rincón de los directores

La familia instantánea de Sean Sanders

Parece que a veces los estereotipos dentro del cine acaparan las pantallas con historias sosas, insulsas y repetitivas. Muchas veces es el caso de las comedias que por lo regular se repiten a sí mismas, pero no es el caso de La familia al instante de Sean Sanders.

Pete y Ellie son una pareja madura que ha decidido no tener hijos. Cuando comienzan a arreglar una de las casas que venden, se dan cuenta que añoran una familia. Sin embargo, son demasiado mayores para ser padres y, por tanto, soportar el ritmo de vida que exige un nuevo integrante en la familia. Por esto deciden entrar a un programa de adopción donde podrán convivir por cierto tiempo con sus posibles “hijos adoptivos” y estudiar si funciona la relación. Esto trae una inestabilidad emocional tanto a los adolescentes como a la pareja.

Podemos desestimar la apariencia de esta película de Sean Sanders que es muy conocido por sus películas un poco bobas, muy al estilo americano en todo sentido. Guerra de papás 1 y 2 son su par de cartas fuertes, ambas muy exitosas, pero no deja de ser un cine palomero y de mero entretenimiento olvidable. Familia al instante es diferente a los trabajos anteriores del realizador. ¿Por qué? La razón está en que, en apariencia, cumple con todos los ingredientes de una comedia típica americana: humor absurdo, bromas de pastelazo y un par de caras reconocidas de Hollywood como lo son Mark Wahlberg (Transformers 4 y 5) y Rose Byrne (Exterminio 2).

La historia de Sean

Sean Sanders escribe y dirige su propia historia acerca de cómo logró la adopción de sus tres hijos… y, no sólo eso, tres hijos latinos. Desde aquí, el guion ya marca una pauta interesante acerca de una inclusión que es prácticamente nula dentro de E.U., un hecho admirable y reconocible que está muy bien hecho dentro de la película.

Aunque cae en muchos lugares comunes, resulta muy entrañable la forma en que tratan una segregación dentro de otra segregación. ¿A qué me refiero con esto? A que son adolescentes hijos de una minoría, dentro de una situación aún más en desventaja como esperar que una familia los tome como hijos; de no resultar así, serían separados y llevados a casas temporales hasta que fueran independientes.

Lo preocupante de este tema no es que nunca sean adoptados, sino que la mayoría de estos chicos (que nunca son incluidos en una familia) inciden en crímenes, en suicidios, en cárceles, etcétera. Lo anterior es lo realmente triste y real. Resulta interesante que la cinta explique todo esto con múltiples tipos de humor, los cuales tampoco se insertan a la fuerza. Las bromas funcionan como un paliativo a la tensión que se crea por plasmar una historia tan fuerte y profunda. Hasta este punto, cualquier espectador agradece mucho los chistes burdos.

Segregación latina

Otro tema de suma importancia es la marginación de gente latinoamericana que hay en este momento dentro las fronteras de nuestro vecino del norte. Deportados, por ejemplo, que son puestos a disposición de casas temporales mientras su situación legal y familiar es resuelta. Las lagunas dentro la ley americana en este tema son obvias desde que la administración de Donald Trump inició, ya que no hay una legislación sólida para proteger a los hijos de personas latinas que tengan problemas con la ley, sino todo lo contrario, no hay un fallo a favor para miles de niños y niñas que buscan un hogar dentro de un país en el que sí nacieron, pero al que no pertenecen.

Si a a todo esto le sumamos el creciente racismo que crece en este país, la situación empeora cada vez más al no haber familias americanas que puedan localizar un potencial relevante en estos jóvenes, que, probablemente terminen como parte de las estadísticas de daños colaterales de una falta de legislación concisa en un tema de inmigración actual. El tema es profundo y doloroso, pero la película lo saca adelante sin ningún problema.

Familias multiculturales

La multiculturalidad de países desarrollados como Estados Unidos es ineludible y viene dentro del paquete de su propio desarrollo, porque es esta situación inmigrante la que soporta su propia economía capitalista y también su lucha de las propias clases sociales. El tema es importante porque Sean Sanders da un guiño a esto con la situación de la madre biológica de sus hijos. Sin embargo no ahonda en ello, pone el tema sobre la mesa al exponer que, aunque él adoptó a tres hermanos, hay parejas que adoptan a un niño de una parte del mundo diferente, o bien, niños americanos, que son minoría pero también los hay.

Las elecciones actorales de Mark Wahlberg y Rose Byrne son acertadas y muy efectivas. Ambos tienen experiencias interpretando a padres en el cine, lo cual se nota al mismo tiempo que se agradece. Los dos cargan de una emotividad honesta a la historia, pero también de una comicidad un tanto trágica que supieron llevar a una muy buena resolución sin quedarse en una comedia agridulce por su cambio de tonos constantes.

La película juega, trata y dialoga con con muchos temas. Lo realiza tan bien que concluye de una manera ligera, pero demasiado inteligente. No tengo que escribir que Familia al instante me encantó, no sólo por su chistes, pues queda implícito en cada línea de esta entrada… más aún por su profundidad y su actualidad.

Luis TorizAutor: Luis Toriz ¿Es mejor ser respetado o temido? ¿Es mucho pedir ser ambos? Diría Tony Stark. Veo y escribo de cine . Colaboro para el flamante Tour de Cine Francés y estoy orgulloso de estar aquí. Nunca les diré no la vayan a ver , sería atentar contra el crecimiento de su propio criterio

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s