Martin Scorsese y el grito de su silencio

El director italo-americano Martin Scorsese tardó en realizar “Silencio” casi treinta años. En 1988, recibió como regalo el libro de Shusaku Endo y quedó impactado por la historia de fe absoluta plasmada en sus páginas. Fue hasta el 2017 cuando logró tener el guión, las locaciones y los actores correctos para realizar su proyecto más ambicioso hasta ese momento sin importale las críticas que recibiría por esto.

Los llamaban “Los sacerdotes caídos de Dios”, un grupo de jesuítas que evangelizaron la tierra del sol naciente, Japón. Fueron en contra de una creencia en su totalidad budista. Cuando esta tierra cayó en una guerra civil, los pastores comenzaron a ser capturados. Uno a uno fueron asesinados o bien obligados a negar su fe. ¿El objetivo del gobierno japonés en crisis? Acabar desde la raíz con la religión occidental cristiana por medio de secar la esperanza de sus cabezas. Hombres que habían arriesgado todo en su vida por sembrar en un pantano, ahoralo perdían todo, hasta su vida.

Shusaku Endo escribió en el año 1966 un libro que aborda esta temática de temas históricos ficcionalizados que sucedieron de 1637 a 1638, cuando fueron atacados los cristianos dentro de un periodo llamado Kakure Kirishitan (cristianos escondidos). La historia es sobre dos sacerdotes jesuítas que van a buscar al padre Rodrigues de quien dejaron de recibir noticias hace muchos meses atrás. Esta situación genera preocupación por la problemática civil que vive Japón en ese momento.

¿Cuánto pesa la fe? ¿Se puede creer en silencio? ¿Es más el prójimo que Dios o viceversa? Uno de los principales sacramentos escritos en La Biblia es:

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo y a Dios por sobre todas las cosas.”

Estar entre la fe y el amor al prójimo, en la encrucijada de decidir negar tu devoción por salvar a otros o dejarlos morir por resguardar tu “pacto” con Dios.

El padre Rodrigues escribió un diario que describe las atrocidades no sólo físicas, sino también espirituales que los budistas nipones infligieron en él para doblegar su fe y humillar a su Dios pisoteando su imagen; esto ayudó secar las raíces que habían sido plantadas años atrás y que dio como resultado la iglesia cristiana japonesa de las catacumbas, que utilizaba el persignarse como un método de identifiación entre ellos y no sólo como fetiche de protección.

“Silencio” de Martin Scorsese al igual que el libro de Shusaku Endo narra en forma de diario lo escrito por el padre Rodrigues (Liam Neeson) para después pasar la estafeta a una tercera persona con el padre Ferreira (Andrew Garfield). Ambos sacerdotes son locos de Dios en una tierra donde matan por tener un crucifijo en la mano, por cargar una biblia en el bolso y por predicar un evangelio que no sea el budismo. Ferreira busca frenéticamente una respuesta acerca del paradero de Rodrigues, que se presume a apostatado de la fe cristiana y que él se niega a creer. Después de momentos muy difíciles como ver morir a creyentes despellejados por el agua hirviente del mar colacados en una cruz y de ver a su maestro derrotado por un sistema, Ferreira se cuestiona:

“¿Hasta cuándo vas a permanecer en Silencio, padre?”

Una pregunta que probablemente muchos a traves de la historia se han hecho en búsqueda de la paz espiritual y de la comunión con su creador.

El silencio no sólo es una metáfora dentro de la historia, es un hecho en la vida de los personajes, funciona como una herramienta doble que cuestiona y juzga al mismo tiempo. Cuestiona tus creencias al no encontrar una respuesta y juzga tus acciones al hacer lo que tú mismo crees que es lo correcto, al no encontrar esa voz guía que se ha enmudecido ante tal tribulación. ¿Es una prueba o es un castigo? ¿Es esto realmente el pago por esparcir tu verdad?

Cristo mismo al estar muriendo en la cruz le pregunta a su padre:

“¿Por qué me has abandonado?”

Y ese momento crucial del silencio del padre es cuando su hijo se marchita y muere. Lo mismo pasa en “Silencio”, Ferreira y Rodrigues al no escuchar la respuesta audible de su Padre se desaniman y claudican en su fe. Hoy en día el cristianismo es una de las corrientes religiosas más diseminada en el mundo después del islamismo y paradójicamente ahora Japón es uno de los países orientales con mayor evengelización del Dios judio-cristiano.

Luis TorizAutor: Luis Toriz ¿Es mejor ser respetado o temido? ¿Es mucho pedir ser ambos? Diría Tony Stark. Veo y escribo de cine . Colaboro para el flamante Tour de Cine Francés y estoy orgulloso de estar aquí. Nunca les diré no la vayan a ver , sería atentar contra el crecimiento de su propio criterio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: