Opinión

Y en eso llegó Fidel… Breves notas a la reciente muerte del Comandante

Y en eso llegó Fidel…

Fidel Castro murió físicamente y con él se fue el último gran personaje del Siglo XX latinoamericano. Se une a una exclusiva y selecta lista de hombres que abrazaron la bandera de la “Revolución Socialista” versionada a la forma tropical de estos pueblos, desde el borde de los Andes que cubrió Salvador Allende, pasando por Sandino en Nicaragua y el sembradío de los focos guerrilleros campesinos que nos propuso un argentino que encontraba su patria en cada pueblo dispuesto a levantarse contra sus opresores: Ernesto Guevara.

Y se acabó la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar… ¿Qué fue lo que paró el abogado Castro Ruz? Hay que entender la fuerza que tienen los caudillos, en un territorio hecho a base de creencias en santos y personajes iluminados que conducirán a la tierra santa de la dicha, para poder decir que fue Fidel el que detuvo la dictadura de Batista al mismo tiempo que damos por entendido que el pueblo cubano, desde el último rincón de la Sierra Maestra hasta las casas de La Habana Vieja fueron los que consiguieron la primera revolución socialista triunfante a expensas de los siempre incómodos vecinos del Norte: Los Estados Unidos de América.

¿Qué sabe esta generación de “Millennials” que no vivieron la crudeza de las dictaduras en el continente? En realidad, a pesar del complejo y gigante flujo de información, poco o nada se sabe de verdad sobre La Revolución Cubana. Así, con la mente vacía, es muy fácil caer en la idea de las burdas comparaciones sobre Castro con dictadores oscuros como Pinochet, Videla y hasta el propio Fulgencio Batista. ¿Qué dictador de los antes mencionados logró la erradicación de la desnutrición en su país? ¿No más analfabetismo? ¿Exportar miles de médicos de alta calidad y humanidad a las naciones más necesitadas? Ninguno. Es muy común que en estos días de la posmodernidad los términos sean usados a la ligera pero, cuando se investiga lo que realmente fueron las dictaduras en América Latina, el hecho de llamarle “dictador” a Fidel pasa a ser algo irrisorio.

Al pueblo no le decimos cree, le decimos lee… Históricas son las campañas de alfabetización realizadas durante los primeros años del gobierno revolucionario con el fin de erradicar la falta de educación de los infantes cubanos. Histórico también es el hecho de que la inversión estatal destinada a la educación en Cuba es la más alta en el continente americano, muy por encima de la de E.U y ni mencionar la mexicana, y está entre los niveles más altos en el mundo. Sí, esa isla “oscura y dictatorial” tiene un gran nivel en la educación, mucho más que las “democracias” latinoamericanas llenas de corrupción y abierta inversión a la voraz iniciativa privada.

La crítica hacia Fidel Castro tiene diversas aristas, unas valen la pena mucho más que otras. El ignorar la crítica sería faltarle al respeto al dirigente cubano por eso es necesario darle mención a las más importantes: la persecución durante los primeros años de la Revolución a los homosexuales, el hostigamiento a intelectuales disidentes del gobierno revolucionario, una alianza abierta a la URSS cuando está desataba represiones importantes en sus territorios y, en el específico caso mexicano, la alianza política que tenía Castro con el PRI.

Fidel reconoció muchos de estos errores durante los posteriores años en su mandato, tanto así que hoy en día Cuba es uno de los países con más nivel de respeto y derechos a las comunidades LGBT; hubo intelectuales injustamente perseguidos como Reinaldo Arenas que, no justificando su persecución, también olvidaron el papel que debían jugar como ciudadanos del gobierno revolucionario. No hay el espacio, dentro de este artículo, para explicar la complejidad del sistema fallido en el “socialismo realmente existente” pero ha de reconocerse que incluso cuando cayó la Unión Soviética, Cuba no desistió en su intento de llevar un gobierno socialista reafirmando la autonomía del pueblo.

México tendría que ser tema de un artículo más extenso, pero podríamos dar como esbozo que para Cuba representa el lugar donde inició todo. Aquí se encontraron, en la colonia Tabacalera, Ernesto Guevara de la Serna y Fidel Castro Ruz, aquí en los campos de Chalco se entrenó la base del Movimiento 26 de Julio que pocos años más tarde entraría triunfante a La Habana. Aquí fueron aprisionados por la Dirección Federal de Seguridad los cubanos, encarcelamiento a cargo de un hombre muy oscuro en la historia del PRI hegemónico: Fernando Gutiérrez Barrios. México también representa la excepción al corte de relaciones con América Latina pues nuestro país fue el único que se opuso a la expulsión de Cuba de la OEA en 1962, por supuesto todo con fines políticos a favor del gobierno mexicano, puesto que este país fue el único que no recibió apoyo a los movimientos guerrilleros por parte de la Revolución Cubana. El destino de la guerrilla en México es otra historia. Otra salvaje historia.

Aquí están expuestas las breves notas sobre por qué duele el final físico del dirigente político más importante de América, un hombre a la altura de Martí y Bolivar. Pero sobre todo eso: un hombre de carne y hueso con errores y aciertos pero incansable en su lucha por una Cuba más justa. Solo queda decir que seguiremos adelante como junto a ti seguimos y con Cuba te decimos: hasta siempre, comandante.

Tonatiuh TeutliAutor: Tonatiuh Teutli
Estudiante por las mañanas de Estudios Latinoamericanos en la UNAM y por las tardes de Antropología Social en la ENAH. Eterno aficionado de la cultura popular, los diarios privados y el activismo político.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s