Etiqueta: Spanish Literature

Leer Más

Federico García Lorca y Galicia

De Galicia os simiterios
cos seus alciprestes altos,
cos seus olivos escuros
i os seus homildes osarios,
todos de frores cubertos,
frescos coma os nosos campos,
pocas mañáns malencónicas
e nas tardes solitarias
cando o sol poniente os baña
co seu resprandor dourado,
cheos dun grande sosego
parés que que nos din, «¡Durmamos!»
ROSALÍA DE CASTRO

A mi muy querida Tamara Pérez Permuy, la gallega más mexicana del mundo.

Imágenes: Federico García Lorca en Betanzos, Galicia.

Imagínate que llegas por primera vez a Santiago de Compostela… Imagínate que eres un joven granadino que toca el piano y que tiene aspiraciones a escribir literatura… Imagínate que es 1917 y que tu voz poética interior tan dorada por el incansable sol de Andalucía se encuentra de tajo con el cielo de Galicia…

Entre 1916 y 1918, durante un viaje pedagógico organizado por el profesor Martín Domínguez Berrueta de la Universidad de Granada, Federico García Lorca llevó consigo lo que puede nombrarse como un diario literario de viaje en el que se puede encontrar una mirada de subjetivación paisajística de alto tono poético. La mayor parte de la crítica ha dedicado sus páginas a la poesía y al teatro del poeta de Granada. No obstante, sus prosas —entre las que se encuentran numerosas conferencias, entrevistas y este maravilloso diario, Impresiones y paisajes— han gozado de menor atención. Afortunadamente, con el paso de los años se están realizando más estudios sobre esta otra cara del multifacético autor de Poeta en Nueva York.[1]

Leer Más

‘La estela que dejó Federico García Lorca’: Rafael Alberti

[…] una noche, en sueños, se me presentó Federico, como subido de la profundidad de la tierra, para verme. Estaba muy envejecido. Parecía que hubiera seguido cumpliendo años, físicamente, durante todos aquéllos después de su muerte. Pensé que tal vez ascendía del barranco en donde fue arrojado para reconciliarse conmigo —¿sería eso?— por las mínimas e inocentes rencillas literarias que alguna vez pudimos haber tenido.

Rafael Alberti

Hurgando de nuevo por las memorias de Rafael Alberti, quise dar continuidad a la columna anterior, en la que me subí a las ramas de su arboleda perdida para pintar cómo Rafael conoció a Federico. Ahora, en esta peineta de la ene de agosto, me inspira escribir sobre un suceso que marcó la vida de Alberti de igual manera como cuando se encontraron por primera vez estos dos poetas andaluces; me refiero, por supuesto, a cómo afectó el asesinato de Federico a Rafael.

Leer Más

‘Cuando conocí a Federico García Lorca’: Rafael Alberti

Debiste de haber muerto sin llevarte a tu gloria
ese horror en los ojos de último fogonazo
ante la propia sangre que dobló tu memoria,
toda flor y clarísimo corazón sin balazo.
Mas si mi muerte ha muerto, quedándome la tuya,
si acaso le esperaba más bella y larga vida,
haré por merecerla, hasta que restituya
a la tierra esa lumbre de cosecha cumplida.
 

«Elegía a un poeta que no tuvo su muerte»
RAFAEL ALBERTI 

La arboleda perdida de Rafael Alberti, magnífico poeta y dramaturgo, suele mencionarse como las ‘memorias’ del poeta gaditano. Probablemente sea ésta la manera con la que Rafael llamaba a este conjunto de libros en los que, a guisa de retrospección, escribía su historia de vida, sobre aquél que había sido en el pasado. En este texto mi prioridad no es disertar sobre un posible estatuto genérico de La arboleda perdida como una autobiografía en partes y no como la conocemos mayoritariamente, como memorias. Sin embargo, esta discusión es muy interesante y fecunda para escribir muchas páginas sobre su menester en el futuro. Será en otra ocasión.

En ésta traigo al presente un momento maravilloso para la literatura española del siglo anterior que quedó inmortalizado en el segundo libro de La arboleda perdida: aquel día de octubre de 1924 en el que, como dos fuerzas tan grandiosas y potentes como un huracán masivo y un volcán eruptivo colisionando, se conocieron Rafael Alberti y Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

Leer Más

Manuel Altolaguirre: un poeta ‘excepcional’

Tenía cara de poeta escandinavo —Bolin era su segundo apellido—, el pelo alto, en caracolas; la boca sonriente, siempre dispuesta para la gracia. Parecía todo él un ternero escapado del limbo, una rara invención angélica extraviada en la tierra.
RAFAEL ALBERTI

A Yetlanezi, poema de mi vida…

El próximo 29 de junio se cumplirán 114 años del nacimiento de Manuel Altolaguirre Bolín (Málaga, 1905-1959), poeta que perteneció a la llamada Generación del 27.

Leer Más

Cuando pienso en fotografías: instantánea de Luis García Montero

Cuando sentimos miedo, disparamos.

Pero cuando sentimos nostalgia,

hacemos fotos.

SUSAN SONTAG

Con cariño y agradecimiento a Jonathan Albarrán Acosta

Qué dichoso soy por haber tenido la oportunidad de vivir el proceso de revelado de un rollo fotográfico. La cámara fotográfica no contaba con pantallita táctil, sino que impregnaba el simulacro de un recorte temporoespacial en los rectángulos de un negativo que habitaba en su interior; luego, el rollo debía ser extraído de la cámara en completa obscuridad y pasar por un conjunto de baños químicos que repercutirían en la cristalización de la escena del cuadro en el momento en que se pulsó el obturador.

La fotografía es un arte que ha fascinado a autores de la altura de Susan Sontag, John Berger, Vicente Molina-Foix, Julio Cortázar y Luis García Montero. Éste último escribió un maravilloso poema que se llama «Fotografías veladas por la lluvia» (Habitaciones separadas, 1994), en el que se atisban sucintas relaciones entre el arte poético y la fotografía. Vaya palabra…