Etiqueta: Rafael Alberti

Leer Más

Cerremos filas

El 1 de abril de 1939 culminaba una de las más grandes tragedias de la historia contemporánea: las tropas de un dictador, de cuyo nombre no quiero acordarme, apoyadas por las dos figuras del fascismo italiano y el nazismo alemán, ponían fin a una maravillosa gesta de las democracias modernas. Los gobiernos del Reino Unido, Francia y la Unión Soviética decidieron voltear hacia otro lado, abandonando así a un régimen democráticamente electo, cuyas intenciones —lo dice el célebre historiador Paul Preston y yo lo secundo respetuosamente—, para bien o para mal, fueron siempre sacar a España de una vorágine ideológica. 

Leer Más

‘La estela que dejó Federico García Lorca’: Rafael Alberti

[…] una noche, en sueños, se me presentó Federico, como subido de la profundidad de la tierra, para verme. Estaba muy envejecido. Parecía que hubiera seguido cumpliendo años, físicamente, durante todos aquéllos después de su muerte. Pensé que tal vez ascendía del barranco en donde fue arrojado para reconciliarse conmigo —¿sería eso?— por las mínimas e inocentes rencillas literarias que alguna vez pudimos haber tenido.

Rafael Alberti

Hurgando de nuevo por las memorias de Rafael Alberti, quise dar continuidad a la columna anterior, en la que me subí a las ramas de su arboleda perdida para pintar cómo Rafael conoció a Federico. Ahora, en esta peineta de la ene de agosto, me inspira escribir sobre un suceso que marcó la vida de Alberti de igual manera como cuando se encontraron por primera vez estos dos poetas andaluces; me refiero, por supuesto, a cómo afectó el asesinato de Federico a Rafael.

Leer Más

‘Cuando conocí a Federico García Lorca’: Rafael Alberti

Debiste de haber muerto sin llevarte a tu gloria
ese horror en los ojos de último fogonazo
ante la propia sangre que dobló tu memoria,
toda flor y clarísimo corazón sin balazo.
Mas si mi muerte ha muerto, quedándome la tuya,
si acaso le esperaba más bella y larga vida,
haré por merecerla, hasta que restituya
a la tierra esa lumbre de cosecha cumplida.
 

«Elegía a un poeta que no tuvo su muerte»
RAFAEL ALBERTI 

La arboleda perdida de Rafael Alberti, magnífico poeta y dramaturgo, suele mencionarse como las ‘memorias’ del poeta gaditano. Probablemente sea ésta la manera con la que Rafael llamaba a este conjunto de libros en los que, a guisa de retrospección, escribía su historia de vida, sobre aquél que había sido en el pasado. En este texto mi prioridad no es disertar sobre un posible estatuto genérico de La arboleda perdida como una autobiografía en partes y no como la conocemos mayoritariamente, como memorias. Sin embargo, esta discusión es muy interesante y fecunda para escribir muchas páginas sobre su menester en el futuro. Será en otra ocasión.

En ésta traigo al presente un momento maravilloso para la literatura española del siglo anterior que quedó inmortalizado en el segundo libro de La arboleda perdida: aquel día de octubre de 1924 en el que, como dos fuerzas tan grandiosas y potentes como un huracán masivo y un volcán eruptivo colisionando, se conocieron Rafael Alberti y Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

Leer Más

Fermín Galán, el oráculo republicano

Agradecimientos especiales a Julio Núñez Sahagún

por despejar mi nublada mente.

La huella de la tragedia griega se ha filtrado por las grietas del pensamiento moderno cada vez más distante de sus diferentes orígenes. Basta con dar una nueva leída al Nacimiento de la tragedia de Friedrich Nietzsche para volvernos a maravillar como lo que somos, los actores del mundo, que es el más grande teatro.