Tres poemas sin máscaras || Byron Ramírez Agüero

Ilustración de Aimeé Cervantes Flores Al límite de la carne Bajo la tarde nadie canta. Una metáfora atraviesa la dulzura, pero la canción nace sorda. Una visión me muestra la blancura en la otra orilla: Imágenes etéreas. Una lámpara para todos en cada árbol. Aquí las palabras vuelan tras la tarde buscando su consuelo, pero... Seguir leyendo →

Anuncios

La ventanilla || Cuento de Luis Octavio Gálvez

Quien te mira mirarte en su reflejo De tu mirada impávida se admira De tu mirada impávida se admira Quien te mira mirarte en su reflejo BERNARDO SCHIAVETTA Estoy en metro Coyoacán. Me acabo de subir al tren y, por fortuna, encontré un lugar para sentarme. Frente a mí viene un muchacho que no me... Seguir leyendo →

Vagones

Copilco-Balderas, ruta de todos los días. El metro lleno (como siempre). Los amigos platican con avidez. El metro llega desde el sinuoso túnel y se detiene frente a ellos. No hay lugares libres. Varios pasajeros descienden, muchos de ellos estudiantes. Los amigos esperan a que bajen todos: “antes de entrar, permita salir”, dice un letrero.... Seguir leyendo →

Fragmentos || Poesía de Gleiber Alvarez

Sabré expresarme cuando no tenga sangre. * Acaso abraces mi cadáver, pues ya no será mío. * Con aire en los huesos he llamado. Silente nombré las hornacinas apagadas, el corro de mangos, las sombras envueltas en el susurro del ocaso, al claro de sopeñas en llamas a las voces no escuchadas. * Nunca quise... Seguir leyendo →

Poesía de David González

En la dermis del planeta diluvios envuelven la periferia con sudor publicitario. Mis amigos se incineran en adjetivos imposibles ofrendando óseas realidades. Sus tardíos juramentos son candelabros alumbrando los pliegues del insomnio en el placard encefálico que cargamos arriba de los hombros. * desprendimientos de paisajes se estiran en velocidad los piquillines andrajos de nylon... Seguir leyendo →

Dos poemas || Por Charlientius

Dos poemas La escalera y el ojo De esta forma, te has quedado con mi voz. Ni hormiga ni cielo, cada pensamiento interrumpido es escalera con un ojo que la mira. ¿Ve acaso ese ojo? ¿Sube a algún lugar la escalera? La escalera detenida ante el ojo que la mira y que acaso no ve... Seguir leyendo →

WordPress.com.

Subir ↑