Categoría: Noviembre 2019 || Muerte

El gran esfuerzo por significar la vida ha ido de la mano del intento por definir la muerte. ¿Qué es aquella noche, ausencia de recuerdos, que nos embriaga, atrae y angustia? Así como no se elige cómo nacer, no elegimos cómo morir. Primera Página te invita a reflexionar y crear alrededor de este tema, la muerte, sus recepciones y sus implicaciones socioculturales o artísticas.

Leer Más

Discurso metafísico sobre la muerte || Poema de Emilio Paz

Sobre la esperanza de los muertos

La muerte no asesina,
la muerte guarda lo que ama.

Una rosa, a los pies del mausoleo, es evidencia
de algún ser humano que sobrevivió a la guerra.
Entre los tejidos y las pieles,
entre los pétalos y las grietas de las columnas,
se esconde algún poema
que buscará vencer a la muerte.

Anuncios
Leer Más

La nada y el soliloquio de la muerte || Poemas de Javier Alejandro Fuentes

Pintura: Muerte de Alfonso XII de Juan Antonio Benlliure

Angustioso soliloquio ante la lápida

“Yo no quiero que al escuchar la tierra
preguntes quiénes son los muertos”

Joaquín Prada

I

Traigo las flores que prometí
y no hay abeja capaz de extraer
cada lágrima con las que crie su pétalo,
no hay abeja capaz de fecundar
con este polen estéril otra rosa marchita.

Traigo mi peor sonrisa
cada diente es un soldado
cada mancha en ellos una familia
que en la incertidumbre de una guerra
no sabe dónde quedará el cadáver de los recuerdos.

Leer Más

El sueño infinito || Cuento de Isaac Gasca

Ilustración de Aimeé Cervantes

Cuesta trabajo abrir los párpados al amanecer después de otra noche intentando dormir. La mirada pesa, los ojos duelen. Siento que floto, como si mi cuerpo estuviera inflado con helio. De un momento a otro levitaré. Humecto mis ojos con un gotero que lo mismo podría contener fuego. En el espejo observo que las ojeras se levantan bajo mis ojos como un muro infranqueable que prohíbe entrar al sueño. Mis ojos se tornan más negros, más pronunciados mis gestos. Llamo al trabajo para pedir otro día de descanso. El jefe me otorga el permiso y me recomienda un psiquiatra, el tercero en lo que va del año. “Claro que sí, Julio. Tómate el tiempo que quieras a cuenta de tus vacaciones”. Cuelgo. Mi casa fría, blanca, vacía, es una perfecta analogía de mi corazón roto, duro, estéril. Por la falta de sueño agrego sal a la leche, azúcar a la carne, miel a la pasta. Si existe la vida después de la muerte debe comenzar así.