Categoría: Ensayo

Textos ensayísticos de temas libres.

Leer Más

Aforismos literarios

Con estos pequeños fragmentos literarios, aforísticos quizá, tengo una finalidad: evidenciar la capacidad que tiene el lenguaje para mostrar una idea en particular. Si el lector infiere una capacidad estética y reflexiva al leerlos, entonces han logrado su cometido. El lenguaje humano es preciosísimo cuando plasmado con palabras e impulsado por la reflexión influencian a ciertas capacidades individuales hasta posibilitar un despertar consciente. En la búsqueda por comprender la realidad uno jamás se esfuerza siquiera en obtener de ella un carácter verídico. Pasemos, pues, amado lector, a leer estos breves ensayos con temas dispares en los que conseguirá percibir desde alegría, aceptación, afirmación, indiferencia e inclusive podrá estar en desacuerdo a tal grado que si logra escribir alguna refutación sobre ellos sería una forma de obrar bienaventurada en la que yo como autor le agradecería infinitamente. 

Leer Más

“La noche sin nombre” || Reseña de Marco Antonio Toriz

Hiram Ruvalcaba (Ciudad Guzmán, Jalisco, 1988) es un escritor de oficio notable. Este libro de reciente publicación, que mereció el Premio Nacional de Cuento Joven “Comala” 2018, es prueba suficiente. En La noche sin nombre, Ruvalcaba demuestra su capacidad para narrar historias terroríficas que no requieren de elementos fantásticos: su poética radica en hacer de lo cotidiano algo extraordinario. Así pues, presenta situaciones que resultan aterradoras, precisamente, por su cercanía; es decir, son historias que podrían ocurrir en realidad (a nosotros mismos, a un familiar o al “amigo de un amigo”): un descuido en la carretera que resulta fatídico, una llamada que detona un recuerdo, un episodio momentáneo de celos…

Leer Más

Un no-análisis a un poema de Federico García Lorca

Leer a Federico García Lorca supone dos retos muy evidentes: el primero, acercarse a un autor talismán lleno de significaciones políticas y éticas; el segundo, un ejercicio sesudo de interpretación hermenéutica que convierte la sangre en savia verde.

El influjo de los símbolos lorquianos en el ojo de lectura nos somete a entrar en un universo muy variado en el que crecen los olmos de la tradición popular andaluza (de raíces que llegan hasta el lejano Al-Ándalus y a los pueblos medievales cristianos en los que se cantaban romances y canciones que, por algún extraño motivo musical-cerebral, no pueden sacarse de la elucubración inconsciente mientras en las horas muertas nuestras bocas comienzan a cantarlos y cantarlos una y otra vez). Por eso mismo, de nueva cuenta se cumple la séptima ley de Newton: la poesía es música, también es literatura, ¡cómo no!, pero le debe su regencia en el Parnaso a las estelas de la acentuación rítmica. Es menester remarcar que uno de los más gloriosos culpables de esto es mi querido Miguel Poveda.

Leer Más

El ayuno como arte: Kafka

Pienso que sólo debemos leer libros de los que muerden y pinchan. Si el libro que estamos leyendo no nos obliga a despertarnos como un puñetazo en la cara, ¿para qué molestarnos en leerlo?

Franz Kafka, Carta a Oskar Pollak, 1907

En una carta de septiembre de 1921, Franz Kafka pedía a su amigo y editor Max Brod que quemara sus manuscritos. Franz llevaba años combatiendo la tuberculosis y podría pensarse que su petición respondía más a la depresión o al desaliento que a su real voluntad; aunque a decir del propio Brod, Kafka era un sujeto tímido y no aspiraba al reconocimiento o renombre, pero era un gigante por más que prefiriera pasar desapercibido. Así lo entendió Brod y en lugar de quemar la obra de Kafka, la editó y publicó.

Leer Más

Preguntas funestas

A la memoria de todos los estudiantes que nos hacen falta

A mis colegas estudiantes de literatura:

Hace unas semanas escuchaba a Javier Sicilia contar la forma en la que Paul Celan había abandonado la poesía porque no concebía volver a escribir en alemán, la lengua que hablaban los nazis asesinos de sus padres.

El poeta que dejó la poesía y líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad decía que era imposible escribir literatura y, en particular, poesía, en la misma lengua con la que el crimen organizado ha escrito mantas para amenazar ciudades enteras; con la que se le grita a los secuestrados: ‘¡No te muevas o nos chingamos a tu familia!’; con la que se les dice a las mujeres violadas: ‘Eso te pasa por puta’. ¿Cómo podemos escribir poesía si el lenguaje ha perdido toda su capacidad de significación? ¿De qué manera nuestra lengua puede volver a crear belleza si ha sido ultrajada?

Leer Más

El desprecio al amor

Las más de las veces, cuando el hombre ama a una mujer
es porque no tiene otra a quien amar.

ENRIQUE JARDIEL PONCELA

El amor es la destrucción continua de un mundo. El que piensa que su mundo se salva a causa del amor ha errado enfáticamente. En vista de que el amor muere en manos de los poetas que labran constantemente epitafios memorables, nosotros construimos, reforzamos, con base a experiencias, modelos en los que se vierten interpretaciones, anhelos, esperanzas, desilusiones, y también, por qué no, definiciones. Nada nos ha hecho creer que el amor tiene vida per se. Hemos fracasado queriendo comprender el amor que, imaginativamente, alimenta una voluntad violenta e incomprensible, aquella que se lanza a actuar inconscientemente y comete mayores males que bienes. Pero esto es lo que hemos aprendido en vida, con amigos y compañeros, acompañantes. Ellos nos han enseñado que no hay nada tan perfecto como vivir para uno mismo. La refutación ante esta premisa y opinión imprecisa es que «el amor es la destrucción continua de un mundo». Se logra ver desde ahora cuál es nuestro motivo y razón que nos conduce a definir el amor. ¡Oh, amor, incólume, precioso y hermoso!

Leer Más

¡Viva la República!

Republicana es la luna,

republicano es el sol,

republicano es el aire,

republicano soy yo.

RAFAEL ALBERTI

Paul Preston, el historiador hispanista, ha dicho que, a pesar de los muchos errores que se cometieron, la República española fue un intento de dar una mejor calidad de vida a los miembros más humildes de una sociedad represora. Bajo este criterio escribo este texto, el cual pretende no únicamente vindicar, sino recuperar la figura de la República en el discurso literario hispánico hasta nuestros inciertos días.

Leer Más

Distopía a la Huxley

“El amor a la servidumbre sólo puede lograrse como resultado de una revolución profunda, personal, en las mentes y los cuerpos humanos”.

Un mundo feliz, Aldous Huxley

En el siglo VII de la Era Fordiana, los hombres se producen en serie y son diseñados y condicionados para funciones sociales específicas. En el Estado Mundial la gente es feliz: ama su trabajo, compra cosas, tiene libertad sexual, entretenimiento y drogas para escapar de la realidad. Los especímenes de la antigua civilización viven en Reservas para Salvajes, con su moral, su religión, sus enfermedades y sus crisis existenciales… Éste es el argumento de Un mundo feliz, la novela más famosa del escritor inglés Aldous Huxley.

Leer Más

Michel Houellebecq, el último de los malditos

“La vida siempre nos rompe el corazón. Por mucho valor, sangre fría y humor que uno acumule a lo largo de su vida, siempre acaba con el corazón destrozado”.
Las partículas elementales

Irremediable, indómito e incómodo, Michel Houellebecq recién cumplió 63 años y su más reciente novela, Serotonina, ya se encuentra en librerías en nuestro país. Pretexto suficiente para hablar de su obra, pero antes, una anécdota.

Leer Más

Jack Kerouac, portavoz de la generación beat

“… una generación de hipsters locos e iluminados, que aparecieron de pronto y empezaron a errar por los caminos de América, graves, indiscretos, haciendo dedo, harapientos, beatíficos, hermosos, de una fea belleza beat…”
La filosofía de la Generación beat, Jack Kerouac

Un aullido en el camino, el golpe rítmico del jazz, el abatimiento de una generación a contrapelo de la cultura estadounidense de posguerra o la beatitud que buscan los vagabundos del dharma. El beat, un derrotado marginal con convicciones intensas: la búsqueda de una nueva forma de vida, más natural, en oposición al materialismo imperante y rapaz; la apuesta por una escritura espontánea, una prosa y una poesía rebeldes y disidentes de las normas sintácticas y retóricas, electrizantes como el fraseo enloquecido del bebop.