Categoría: Ciudad en papel

A diferencia de las estirpes, las ciudades condenadas a 100 años de soledad siempre merecen una segunda oportunidad sobre la tierra.

Leer Más

“SÉANCE”: Terror auditivo directo desde nuestra mente

Fotografías de Octavio Meléndez

Nuestros ojos ya no bastan. En un mundo digital lleno de estímulos visuales e instantáneos, hay personas que se han dedicado a buscar sensaciones más fuertes e inmersivas. No por nada hemos visto una explosión de material como la música en ocho dimensiones y hasta las infames “drogas en mp3”. En este contexto, la obra Séance llegó a México para demostrar que los fanáticos de las experiencias auditivas no están condenados a la sencillez y la cursilería de los “relajantes” videos ASMR o a la música de Billie Ellish.

Leer Más

Por quién doblan las campanas en la UNAM

Fotografías de Galo Cañas Rodríguez

El pasado tres de septiembre se llevó a cabo un brutal ataque porril contra estudiantes, en su mayoría menores de edad, del Colegio de Ciencias y Humanidades de Azcapotzalco; la rectoría y su órgano de seguridad no hizo absolutamente nada. A partir de ese momento, se desataron olas de protesta, paros organizados, la marcha más grande vista en Ciudad Universitaria desde hace décadas y una autoridad sobrepasada, minimizada y cobarde. El saldo de la agresión fueron 14 estudiantes heridos, una joven valiente que defendió de la muerte a su pareja recibiendo ella una serie de golpes que le causaron traumatismos craneales y en el cuello; él gravemente herido con un riñón perforado y diversas fracturas; otro más en situación crítica por los golpes. La resistencia contra los abusos, contra la violencia en todas sus manifestaciones que asolan a las instituciones universitarias, había resurgido.

Revista-2.jpg

 

Leer Más

“¿A qué le tiras cuando sueñas, mexicano?”: Crónicas de Chava Flores

“México en una laguna y mi corazón echándose clavados. ¿Qué cosa será el amor?”

LOS CAIFANES

Las Ciudad de México es una ciudad pintada a través de sus contrastes. El claroscuro parece haber sido el principio fundamental usado por los cientos de generaciones de mexicanos que se han encargado de edificar una de las urbes más populosas del mundo.

Ya desde la primera ojeada por encima de las tierras del glorioso Valle de México, podemos observar que la palabra “pluralismo” se queda corta para abarcar las diferencias que existen entre los nueve millones de habitantes que conforman la sociedad que vive en él. Desde las lomas del Pedregal hasta el barrio de Tepito, del Cerro de la Estrella al cerrito de la Villa, del lago de Xochimilco al de Chapultepec, una simple mirada basta para darse cuenta que todo lo que existe dentro de este pedazo de tierra, casa de serpientes, águilas y nopales, excede los 1500 kilómetros cuadrados que los datos del INEGI se empeñan en arrojar.

Pues bien, hace casi cien años, un 14 de enero del ya lejano 1920, nació en La Soledad –una calle de nombre sugerente metida en el antiguo barrio de La Merced– un hombre que al final entendió que ni más de 200 canciones terminarían por ser suficientes para meter en ellas a una ciudad tan grande como la capital mexicana.

Leer Más

Silvestre Revueltas: El renacuajo paseador

A todo mexicano le deseo que se encuentre, alguna vez en su vida, caminando a la media noche por las avenidas cruzadas del centro histórico de la ciudad. Que su curiosidad le lleve a conocer las fuentes de Santo Domingo, a contar las columnas de la catedral y a visitar bibliotecas escondidas. Que reconozca en la alameda a los dioses del pasado. Que a los ojos cansados llegue la luz violeta del ángel en reforma. Que los murales escondidos detrás de la brillante fachada blanca de Bellas Artes le susurren desde dentro los acordes que han resonado ya por 84 años. Y más que nada, le deseo encuentre al compositor que vivía su última noche borracho y frío, con su mirada melancólica, cabello alborotado, y bigote empapado en cerveza: a Silvestre Revueltas, huyendo de los gatos directo al pico del pato.

Leer Más

NRMAL y Aural: de cómo dos chicos raros han dado las mejores fiestas de la Ciudad

Por Arturo Meléndez

¿Dejar la Ciudad de México? Es una opción tentadora si se considera el aumento de la población y su correspondiente impacto en la vida diaria. Algún estado tranquilo y apacible como Hidalgo sería una buena alternativa; aunque si algo extrañaré de la Ciudad, además de su arquitectura o su red de transporte, son los festivales de música, y no me refiero al Vive Latino o Corona Capital.

Más allá de estos dos eventos, la oferta de festivales en la Ciudad es amplia y apta para todos los gustos, aunque no es exclusiva, pues más espectáculos del mismo tipo se inauguran año tras año a lo largo y ancho del país, tales como Roxy Fest (Guadalajara), Pal’ Norte (Monterrey), Pulso GNP (Querétaro), entre muchos otros. Todos ellos se han caracterizado por promover actos locales y, más recientemente, por traer artistas internacionales de moda en México.

Esta diversidad en el mercado reduce mis posibilidades de querer abandonar la Ciudad, y esto se refuerza con la existencia en ella de dos festivales que no he conocido en otros estados, que me atan a la capital de una manera nostálgica.