Crónica

Crónica de la resistencia tipográfica I: las bondades de la malasuerte (Juan Malasuerte Editores)

descargaEste es el primero de una serie de cuando menos tres textos que tengo planeado escribir y publicar a la brevedad. Se trata de una crónica de la resistencia tipográfica en México. La llamo resistencia porque en un mundo de inmediatez y globalización continuar con procesos que resultan costosos y complicados pero que garantizan la creación de un verdadero objeto artístico es sin duda un gesto de auténtica contracorriente. Y he de decirlo: lo vale. Cuando uno tiene en las manos un libro impreso de esta manera, con tan sumo cuidado en cada detalle, desearía poder tomar a todos los involucrados entre los brazos y estrecharlos fuertemente. Pero vamos al grano.

img1161

Desde hace un tiempo vendo libros, y lo hago, francamente, para comprar más libros. Uno de tantos libros que he vendido cayó en manos de Francisco Fenton. Cuando nos encontramos en el metro Centro Médico para entregarle el volumen Elementos de la lengua tarahumara, Francisco me obsequió un libro.  El título era sumamente atractivo: Jóvenes sin futuro, les habla su capitán, escrito por Ricardo Limassol. Cuando Francisco me entregó este libro, me comentó brevemente acerca de su proyecto editorial. Lo primero quizá no es tan sorprendente para muchos. Juan malasuerte (así se llama su editorial) publica solamente poesía, lo segundo sin duda es un rasgo sumamente especial: sus libros están compuestos a mano e impresos en tipos móviles. El libro de Limassol está impreso en papel arroz, bastante grueso, precioso. La edición es sencilla pero bella. El cuidado en la composición del texto se ve a simple vista: es un trabajo hecho con amor.

img1171

Tiempo después que conocí a Francisco, lo visité en su librería, de muy reciente apertura, para platicar acerca de juan malasuerte. El proyecto es, diría yo, una especie de siamés. Son dos personas las que generan los preciosos trabajos de malasuerte. Uno es Francisco Fenton, editor, y el otro es Eugenio Martínez Pineda, impresor.  A este último no lo he conocido aun personalmente, pero por lo que me cuenta Francisco, es un personaje singular: impresor desde los 10 años (tiene ahora más de 70), totalmente dedicado a su trabajo y un auténtico amante de los libros. Por su lado, Francisco, todas las veces que lo he visto, anda por el mundo con una sonrisa auténtica y afable, tranquila, es un viajero incansable, un apasionado de la antropología y por supuesto, de los libros.

letterpress-2

Francisco Fenton empezó la travesía en Diciembre 2004. Después de contactar a Eugenio, deambularon por la ciudad buscando y probando prensas hasta adquirir la suya, una Chandler Semiautomática, que los acompaña hasta hoy. El taller donde trabajan ambos es un espacio sumamente reducido, dice Eugenio que ellos deben salir de allí para que entre el sol. Sin embargo, en aquel pequeño local se encuentra todo lo necesario para producir las joyas que son los libros de juan malasuerte: torres de papel, un peinazo con varios cajones llenos de cientos de tipos móviles, espacios de plomo, cuadratines y más y más instrumentos prodigiosos. Es allí, en la calle Bajío, a unas cuadras del metro Centro Médico, donde Eugenio Martínez Pineda compone a mano cada verso de la grandiosa colección de poesía que es el catálogo de malasuerte que crece poco a poco.

Plantin_letterpress.jpg

“Produzco poco y despacio”, me confiesa Francisco. Pero dice lo anterior con cierto dejo de merecido orgullo, como hablaría un padre amoroso acerca de sus hijos. Sabe que sus libros están realizados minuciosamente, que no se deja al azar nada y sobre todo, que su proyecto editorial no pretende subordinarse a las exigencias centralizadoras del mercado. Él me lo dice con toda sinceridad “Lo que busco es descentralizar los modelos de escritura y de lectura” Y su afán no se queda solo en el discurso. Los poetas que publica son una mezcla heterogénea del panorama de la poesía hispanoamericana contemporánea: Limassol, Dani Zelko, Tilsa Otta, Max Lichtenstein, Marcos Davison, Inti García Santamariana, Arturo Carrera, entre otros, son las islas maravillosas que habitan malasuerte.img115

Quizá lo que más le interese a quién lea esto, que posiblemente sea un tremendo fetichista del libro, es cómo son materialmente los libros editados en juan malasuerte. Y, para nuestro regocijo, eso no es algo que pueda responderse unívocamente. Francisco me explica que sus libros sostienen un fuerte diálogo con el libro tipográfico antiguo. La proporción y la disposición son, sobre todo en los primeros libros, totalmente clásicas. Poco a poco, y sobre todo desde 2010, con Hasta aquí nada pudo separarme del cielo de Inti García Santamarina, juan malasuerte ha comenzado a experimentar visualmente, aunque de manera aún muy cercana a la tradición del libro tipográfico tradicional. Los tamaños de los libros responden a las necesidades particulares de cada libro: Francisco y Eugenio están conscientes de que un poemario no es algo que pueda ser realizado en serie sin  cambio alguno entre uno y otro título, sino que cada uno tiene sus exigencias y salvedades. Todos los libros están en impresos en tipos Garamond de 8, 10, 12 y 14 puntos. El Garamond es un tipo elegante, sobrio, tranquilo. Quizá el tipo perfecto para imprimir poesía. Para rematar, los papeles en los que están impresos los libros son siempre de altísima calidad: Fabrianno, DePonte, y en el caso de Antimateria de Tilsa Otta, papel artesanal fabricado en Perú. En este tipo de papeles, el rastro sutil del beso de los tipos móviles regocijaría hasta el más ingenuo de los lectores.

descarga-1

Creo que no es necesario que lo diga expresamente, no obstante lo haré. Admiro profundamente el trabajo de Francisco y de Eugenio. Cuando tuve en mis manos y leí selección sudamericana x la muerte, de Dani Zelko, editado por supuesto por juan malasuerte, tuve la sensación de tener por primera vez una gran certeza: así debía ser un libro de poesía. Aquella idea me duró varios días y quizá hasta hoy se mantiene un poco. La sinceridad en el tejido que se genera entre poema y libro es algo que es –y ha sido siempre– muy complicado de lograr. En alguna nota de algún blog en internet recuerdo haber leído algo que decía más o menos así “Francisco Fenton nos recuerda lo bien que se siente hacer lo que a uno le dé la gana”. Estoy de acuerdo, pero muchas veces la expresión “lo que me dé la gana” se asocia con pereza, irresponsabilidad y poco compromiso. Juan malasuerte es todo lo contrario. Es un proyecto que nace del más auténtico amor al libro, a la poesía, a los amigos, y que por tanto, está destinada a sobrevivir, seguramente, mucho más allá del primoroso papel en el que la malasuerte habita. Consejo: busquen los libros de juan malasuerte y visiten la nueva librería de Francisco. Es un espacio íntimo, hogareño, acogedor. Aunque también desautomatiza. En sus estanterías están todos los que no están en otro lado. Es un espacio para pensar el por qué de muchas cosas que damos por sentadas. Camina sobre la calle de Bajío algunas cuadras, pegado a la derecha. Verás unas inconfundibles ventas que piso a techo que develan estantes repletos de libros de poesía. Charla, si es posible, un rato con Francisco Fenton. Probablemente logre contagiarte de su pasión, como a mi.

Revista Primera PáginaAutor: Cris Yescas Fundador y director editorial de la revista Primera Página. Estudiante de Letras Hispánicas en la FFyL de la UNAM. Miembro del seminario de minificción de la UNAM. Rulfiano hasta el tuétano. Amante de la música, los libros y de la fotografía.

1 comentario en “Crónica de la resistencia tipográfica I: las bondades de la malasuerte (Juan Malasuerte Editores)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s