La colérica poesía de Leopoldo Marechal

descargaEn 2005 la editorial argentina Colihue publicó Largo día de cólera, una antología poética de Leopoldo Marechal. Al prólogo de Miguel Espejo le siguen cerca de 200 páginas que abarcan la obra poética de Marechal publicada entre 1922 y 1979, incluyendo poemarios publicados póstumamente. De algún modo un ejemplar de este libro llegó a una librería de viejo de nuestro país, en dónde me hice de él por un precio bastante inferior a la que la etiqueta naranja que aún conserva marca. Tuve aquel libro juntando polvo durante varios meses hasta que las sagradas vacaciones llegaron y pude al fin echarle mano a los sorprendentes versos del argentino.

Leopoldo Marechal es un nombre obligado en la historia de la literatura argentina contemporánea, mayormente reconocido por su obra cumbre, Adán Buenosayres, una novela que según la crítica guarda estrechos vínculos con Ulysses de Joyce, por ejemplo. Pero como señala Miguel Espejo en el prólogo a la antología, el autor cultivó prácticamente todos los géneros literarios: fue además de novelista, un sesudo ensayista, un talentoso dramaturgo, un genial cuentista y lo que he podido verificar por cuenta propia, un excelente y complejo poeta.

Percibo en la poesía de Marechal un movimiento que es posible encontrar en otros poetas, el del alejamiento del verso perfectamente medido y musical, con temáticas de la cultura popular, para llegar a un verso libre de una complejidad tremenda, de un hermetismo del nivel del Sueño de Sor Juana, por hacer una comparación distante.

 En la inocencia de tus ojos muertos

recuperó su castidad el cielo

Como dije, en los primeros libros existe una preocupación particular por respetar las formas, por crear música con elementos como la rima bien colocada, siempre con cierto hilo narrativo en los poemas sin que esto implique un poema simplón o vacío. Marechal tiene la capacidad de tomar unos cuantos elementos y construir universos poéticos completos con ellos: la patria, la soledad, el silencio, el centauro y la muerte, por ejemplo, son los elementos constitutivos de sus primeros libros, plagados de estrategias autorreferenciales, intertextuales y metatextuales que toman por sorpresa al lector. La suya es una poesía abundante en elementos bíblicos, mitológicos y en los últimos libros, incluso científicos.

El silencio es la rama

donde se emboscan todos los pájaros de música.

            Los últimos libros que aparecen en la antología son El poema del robot de 1966 y el Poema de la física de 1979, de publicación póstuma. Marechal reconstruye en estos dos libros sus universos poéticos, quizás los procesos realizados sean esencialmente los mismos, pero los elementos constitutivos son radicalmente distintos. En El poema del Robot, el poeta argentino reconstruye la génesis de la humanidad a través de una alegoría, la del robot. El lenguaje utilizado es un lenguaje técnico que sin embargo, de cuando en cuando, voltea el rostro a los primeros poemarios, regresando a un lenguaje más coloquial o cotidiano. El Poema de la física, por otro lado, es la radicalización del poema inmediatamente anterior. Presentado como un diálogo con el profeta Ezequiel, en el poema el lenguaje estrictamente científico es mezclado con otros códigos igual de complejos: Marechal utiliza referencias bíblicas, históricas, mitológicas y esotéricas para cuestionar filosóficamente muchas áreas del conocimiento humano y las reflexiones que el mismo hombre realiza acerca de su existencia en el mundo.

  Desde el átomo “uno” del hidrógeno

  hasta el “noventa y dos” que define al uranio,

  se complica una serie de unidades corpóreas

  que por unión o por combinación

  manifiestan el mundo corporal y sus entes.

La poesía de Leopoldo Marechal es una poesía colérica pues el lector se enfrenta contra la violencia de la belleza y el conocimiento conjugados en un verso, una dupla cada vez más escasa y exquisita. En el último remate del auditorio nacional vi a la venta un par de libros de la editorial Colihue, si la casualidad pone a tu alcance Largo día de cólera no dudes en hacerlo tuyo.

Revista Primera PáginaAutor: Cris Yescas Fundador y director editorial de la revista Primera Página. Estudiante de Letras Hispánicas en la FFyL de la UNAM. Miembro del seminario de minificción de la UNAM. Rulfiano hasta el tuétano. Amante de la música y de la fotografía.
.
Anuncios

Un comentario sobre “La colérica poesía de Leopoldo Marechal

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: